martes, 2 de junio de 2015

Los signos de la crisis y la libertad de Oscar López Rivera

Escrito por Félix Córdova Iturregui / Claridad   
Lunes, 01 de Junio de 2015 15:17
oscar
La democracia estadounidense en Puerto Rico ha logrado imponerse desde 1898 con una característica que ha mantenido una efectividad sorprendente: contiene una tolerancia amplia siempre que no se intente cuestionar el marco de la legalidad establecido por el ordenamiento colonial. Aunque suene extraño decirlo, es una democracia cuya función es garantizar la reproducción de la subordinación colonial. Sin embargo, no debe ser subestimada. Es efectiva siempre que no se toquen sus fundamentos inherentemente extranjeros.
Desde el origen de su dominación, el imperialismo estadounidense impuso unas condiciones políticas y económicas que establecieron y aseguraron el proceso de reproducción de los intereses de sus grandes corporaciones. Todos los aderezos de las formas democráticas locales, ganados con grandes esfuerzos, se han acoplado al objetivo de asegurar la reproducción ampliada de esos intereses económicos. El mercado ha sido y es la estructura que se encarga de hacer viable y efectivo ese proceso.

Por consiguiente, la política neoliberal con su propuesta de que el mercado decida, expresada con mayor efectividad por la administración de Pedro Rosselló, lo que ha conseguido es consolidar el coloniaje. Lo ha hecho, paradójicamente o como figura concreta de esa democracia, en nombre de la estadidad. Repito el efecto perverso: en nombre de la estadidad se adelanta una política que privilegia el mercado para alejar objetivamente la estadidad. Ésta es la gran trampa o el gran fraude de un largo movimiento histórico. Así como la democracia en Puerto Rico se ha consolidado históricamente para garantizar la falta creciente de control sobre el país desde el interior del país, la ideología estadista se ha propagado para solidificar la desigualdad colonial y la imposibilidad estructural de la estadidad. Las dos ideologías se compenetran y terminan por manifestarse en su contrario.

En otras palabras, la política neoliberal, defendida inicialmente por los llamados estadistas tiene la misma estructura que caracteriza la democracia colonial: en nombre de la estadidad se ayuda a consolidar el coloniaje, así como en nombre de la democracia la sociedad puertorriqueña pierde mayor control sobre su vida propia. La libertad del mercado y la libertad democrática se manifiestan así como su contrario: la profundización de un proceso de colonización que debilita la capacidad de decidir con fuerza propia la vida colectiva en la Isla.

Hay un hecho que sería difícil negar. La complicada crisis actual se ha hecho más extensa y profunda debido a la ciega política que ha postulado el fundamentalismo de mercado. Además, ha arrastrado las miradas hacia su manifestación fiscal, alejándola de su dinámica principal: el proceso de acumulación de capital. ¿Qué significa económicamente haber perdido en menos de quince años más de la mitad del empleo industrial promovido por la Administración de Fomento Económico? ¿Qué relación hay entre esta pérdida y la salida de decenas de miles de habitantes de esta isla para el exterior, principalmente Estados Unidos? Si salen del país más de $35, 000 millones en ganancias anualmente, sin encontrar forma de reinvertirse en Puerto Rico, ¿no es significativo que detrás de estas ganancias se vayan miles de emigrantes?

Si la crisis sigue una trayectoria testaruda y empuja de múltiples maneras el intervencionismo federal, poniendo en peligro las efectivas máscaras de la democracia colonial, lo que manifiesta es la incapacidad creciente de los mecanismos de la reproducción del capital estadounidense en Puerto Rico de sostener el histórico aparato estatal y de satisfacer adecuadamente las necesidades sociales. Sencillamente, el coloniaje está en una crisis monumental. Pero le falta algo principal a esta apreciación. El extenso resquebrajamiento económico-social no ha venido, hasta ahora, con un fuerte oleaje de manifestaciones de pueblo para buscar una alternativa colectiva a la mencionada crisis. Por el contrario, en los últimos años, desde octubre de 2009 para ser más exacto, una de sus principales fuerzas organizadas, el movimiento obrero, ha dado muestras de desaliento, división y desmovilización. Es triste decirlo, pero así es. Aquella inmensa movilización y extendida disposición de lucha contra la presencia de la Marina estadounidense en Vieques no ha tenido un relevo histórico.

Pero en la historia de lucha de los pueblos las contradicciones se pueden acumular en condiciones de aparente calma. Podría sorprender, más temprano que tarde, la próxima oleada de pueblo en movimiento. Una importante señal de conciencia solidaria que se ha estado manifestando desde hace años se deja ver en el apoyo ampliado a favor de la excarcelación de Oscar López. Las diferentes formas de solidaridad con el prisionero puertorriqueño, tanto a nivel internacional como a nivel nacional, tienen implicaciones difíciles de apreciar en toda su profundidad. El poder imperial ha establecido con el rigor de un mecanismo de reproducción material, los límites de la controlada democracia colonial. Como los nacionalistas durante la década del treinta y del cincuenta, Oscar López Rivera es una figura muy compleja vinculada con los movimientos que se han puesto fuera de esa conveniente legalidad subordinadora. Por consiguiente, en momentos de intensa crisis social y económica, el apoyo extendido a un prisionero que encarna la historia de una aspiración colectiva de ruptura con el coloniaje lleva un mensaje difícil de evadir. ¿Hace falta recordar cómo la saña imperial cae sobre los que atentan contra la legalidad colonial? ¿Podríamos olvidar el asesinato de Filiberto Ojeda Ríos el mismo día de la celebración del Grito de Lares? Pero si ciertamente la fuerza imperial deja caer su mano dura, también el pueblo arroja sobre la mesa de la historia sus cartas de sorpresa. ¿Quién puede olvidar las manifestaciones de solidaridad en las calles y durante el entierro de Filiberto?

Hoy, la creciente oleada de apoyo a Oscar López Rivera le envía un mensaje similar a la sañuda arrogancia imperial. Si se tratara solamente de una persona, el autoritarismo colonial con todo su maquillaje de democracia domesticada no tendría por qué preocuparse. Pero en la figura del ser humano se enlazan muchos vínculos. Muchas fuerzas históricas se anudan en los huesos, en la carne, en la respiración y en los sueños de un hombre consciente. Toda la decencia colectiva a veces se ve obligada a mirar por los ojos de sencillos hombres y mujeres que se echan sobre el hombro la responsabilidad de la historia. En el apoyo creciente a Oscar López Rivera todo el pueblo puertorriqueño habla de sus aspiraciones de justicia y libertad. En la tenacidad y la saña del carcelero hablan también los remanentes de vergonzosas formas coloniales. Si en la crisis actual de Puerto Rico se expresa la caducidad de un sistema colonial, y si hay un hedor a muerte inevitable en el sistema bipartidista que ha vivido el espejismo de un poder que no posee, en la cruzada solidaria con Oscar López Rivera respira la salud de un pueblo y camina la fuerza de la historia: esa larga marcha que tiene ya sabor de siglos y no se cansa, no se cansa.



* El autor es catedrático de Estudios Hispánicos de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

2 comentarios:

  1. EEUU denuncia violaciones a derechos humanos solo cuando desobedece
    La meta del gobierno de Estados Unidos (EEUU) es la dominación global. Noam Chomsky brillantemente explica eso en su libro, HEGEMONY OR SURVIVAL.
    Estados Unidos tiene que controlar a los países para lograr eso. EEUU tiene que robarle sus recursos. El líder que esté dispuesto hacer lo que Estados Unidos quiera, no solo recibirá su apoyo, pero también no lo acusará de los crimines que el líder le haga a sus ciudadanos. ¡Mientras sus corporaciones estén haciendo un montón de dinero en ese país, la democracia estadounidense no pudiera estar trabajando mejor!
    Pero tan pronto un líder desobedezca, Washington rápidamente lo denunciará de cometer horrible violaciones de derechos humanos y de ser un dictador. Estados Unidos buscará substituirlo a la mayor brevedad.
    Por eso fue que el Presidente Eisenhower no se reunió con Fidel Castro después del triunfo de su revolución. El Pueblo sacó al dictador respaldado por Washington, Fulgencio Batista. Estados Unidos nunca dijo nada de las atrocidades que Batista le hizo a su pueblo. ¡Pero tan pronto Fidel Castro se convirtió en el líder que los cubanos quieren, de repente, Washington se interesó por los derechos humanos, la democracia, la libertades y de la justicia para todos los cubanos!
    A los 2 meses de la revolución, Washington estaba planeando como sacar a Castro y poner a uno que le siga sus directrices. Chomsky habla en detalles cómo EEUU trató de lograr eso. Y después de más de 50 años, el gobierno de Estados Unidos todavía está tratando de controlar a Cuba otra vez.
    Recientemente, se votó nuevamente en la Organización de Naciones Unidas (ONU) para cesar el bloqueo en contra de Cuba. Esta vez, solo Estados Unidos e Israel votaron para que se le siga castigando a Cuba por no dejarse controlar por Washington. ¡Qué más evidencia se necesita para estar convencido que el gobierno de Estados Unidos todavía está determinado a poner un presidente cubano que se deje controlar por Washington!
    Por eso es que la descolonización de Puerto Rico nunca se logrará bajo el control de Estados Unidos. Puerto Rico es una colonia, porque Washington lo quiere así. ¿Cómo es posible que alguien piense que EEUU va a cambiar algo que EEUU mismo unilateralmente instaló?
    Para descolonizar a Puerto Rico, tenemos que protestar pacíficamente y permanentemente por mucho tiempo (recuérdese del bloqueo a Cuba) para que EEUU respecte nuestro derecho inalienable a la autodeterminación e independencia bajo la ley internacional. Tendríamos que protestar incansablemente para insistir que Washington cumpla con las 34 resoluciones de la ONU pidiéndole la descolonización inmediata de Puerto Rico.
    Y cuando logremos eso, y seamos un país descolonizado por primera vez en nuestra historia, Washington estaría inmediatamente tratando de instalar a un presidente puertorriqueño que se deje manipular desde allá. Si dudas eso, ¿Por qué cree que EEUU todavía tiene una base naval en Cuba?
    www.TodosUnidosDescolonizarPR.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Pa’ la Plaza con Oscar nuestro héroe nacional
    Con esta consigna, estaremos reuniéndonos en todas las 78 plazas de Puerto Rico y en la diáspora todos los 29 de cada mes en protesta a favor de la excarcelación de Oscar López Rivera y la descolonización de Puerto Rico. Oprima el siguiente enlace para ver el video, por el que se inventó esta campaña (Edwin Chungo Molina) sobre la misma: https://youtu.be/Azp6EV6b2L0
    Compañeros Unidos para la Descolonización de Puerto Rico estaremos en la Plaza de Bayamón de 2 a 4 PM. Hacemos el llamado a todos que estén presente con sus camisetas, banderas, pancartas y hojas sueltas para informar a todo el público presente sobre, ¿Quién es Oscar y porque ha estado en prisión por los últimos 34 años?
    Es importante que el mundo sepa que el preso político puertorriqueño, Oscar López Rivera, tiene el derecho internacional de hacer todo lo que sea necesario para descolonizar a su patria. El gobierno de Estados Unidos es el que está cometiendo un crimen al mantener a Puerto Rico como su colonia por los últimos 117 años.
    Le invitamos también a 3 protestas pacíficas adicionales que estaremos realizando permanentemente durante el año.
    • En el Día de la Abolición de la Esclavitud, martes, 22 de marzo, 2016, de 6 a 8 PM, tendremos nuestra 3ra Marcha Oscar – Mandela en Puerto Rico. Marcharemos desde el Capitolio hasta el Tribunal de Estados Unidos en Puerto Rico en el Viejo San Juan.

    • En el día antes de la vista anual de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre la descolonización de Puerto Rico, tendremos la 3ra Macha por la Independencia de Puerto Rico. Esta marcha está convocada por la MESA DE DIALOGO INDEPENDENDISTA y se realiza cruzando el Puente Dos Hermano por el Condado. Tendremos más información cuando los organizadores hayan finalizado los pormenores.

    • En el mismo día de la vista sobre la descolonización de Puerto Rico en la ONU, usualmente el lunes después del Día de los Padres, tendremos nuestra 3ra Marcha Oscar – Mandela en Nueva York 2016. Marcharemos desde Hunter College a las 9 AM hasta la ONU. Estaremos todo el día dándole información al público sobre el caso colonial de Puerto Rico.
    ¡Estas protestas son necesarias, porque los que mantienen a Oscar por luchar descolonizar a su patria, no creen en la JUSTICIA PARA TODOS! www.TodosUnidosDescolonizarPR.blogspot.com

    ResponderEliminar