miércoles, 29 de noviembre de 2017

María del Carmen Verdú: “Todo lo que sucede hoy en la Patagonia se explica sólo por los intereses que defiende el Gobierno”

La titular de la CORREPI dialogó con Eduardo Román en Radio Urbana BA. “Si alguien recibe un disparo en el glúteo es porque no hubo enfrentamiento”, expresó para describir las circunstancias en las que fue asesinado el mapuche Rafael Nahuel, de 22 años, en Villa Mascardi. Verdú explicó los detalles de las pericias y dijo que “es el primer fusilado por la represión en el gobierno de Cambiemos”AUDIO.

María del Carmen Verdú, presidente de CORREPI

La titular de la CORREPI María del Carmen Verdú dialogó con Radio Urbana BA minutos más tarde de la conferencia realizada por los ministros Bullrich y Garavano para explicar el asesinato de Rafael Nahuel.
El joven mapuche de 22 años murió por un disparo de las fuerzas de seguridad en una manifestación en Villa Mascardi, Bariloche.
“La resistencia mapuche tiene desarrollo en la República de Chile, donde el conflicto está más radicalizado. En Argentina es casi simbólico. Los que conocimos las comunidades sabemos que es una entelequia fabricada para construir un enemigo interno. Esto es un núcleo de varias familias, con cerca de 30 individuos, de los cuales la mitad son niños, y la otra mitad está dividida entre hombres y mujeres. Son agricultores y desarrollan su vida con las formas tradicionales. No tienen nada que ver ni con ISIS o los Kurdos”, informó Verdú.
“El pueblo mapuche, con su cosmovisión, por su historia y cultura, no cree ni revindica la propiedad privada sino la propiedad comunitaria de la tierra y bajo criterio absoluto de supervivencia”, explicó.
Además, Verdú aclaró que “todo lo que sucede en la Patagonia hoy se puede explicar solo bajo los intereses que defiende el Gobierno, que son intereses de primera persona. No representan ni siquiera los intereses de los poderosos. Es el país atendido por sus propios dueños”.


La Noticia Web María del Carmen Verdú: “Todo lo que sucede hoy en la Patagonia se explica sólo por los intereses que defiende el Gobierno”:

Biografía íntegra de Fidel Castro Ruz

Sangra Argentina Por: Fernando Buen Abad


28 noviembre 2017
“Se hunde Argentina por el sobrepeso de miseria y crimen entre el oleaje huracanado”. Foto tomada de LatAm-Investor.
No se trata de menstruaciones, no de rasguños ni heridas leves. Es una hemorragia dolorosa en cataratas que inundan llanuras y cordilleras. Se va la vida mientras se paga por adelantado. No sangra por su voluntad. Algunos lloran y otros celebran. La devastación cotidiana sale de su guarida bancaria, empresarial, gubernamental y con sus tres poderes municipales, provinciales e internacionales recorre plazas, avenidas, campos e historia.
Va y viene con una lengua tripartita que recoge a cucharadas buches de sangre caudalosa. La devastación anda feliz entre los mercados y las esperanzas aporreadas. La devastación anda panzona, bien comida y abrigada con una bandera patriótica de impunidad globalizada. Sangra Argentina sobre el atardecer, sobre el alba y sobre las estrellas. Sangra sobre la luna y sobre el sol. Sangra sobre las manchas de sangre que no se secaron en las plazas ni en las villas. Sangra a borbotones de impotencia sobre su rabia y su soledad. Argentina sangra. Argentina se hunde en un mar rojo donde pasean en yates los señores neoliberales y sus siervos. Se hunde Argentina por el sobrepeso de miseria y crimen entre el oleaje huracanado. Sangre propia. “Sálvese quien pueda”… “Que sea lo que dios quiera”… andan diciendo a sotavento. La devastación se saca fotos para los diarios. Se hace entrevistar en la tele. Vocifera en las radios. La devastación bien vestida y maquillada se mira en el espejismo de las ilusiones, se peina con saliva de mercado, se arregla la corbata y nos presenta sus noticieros nocturnos pintados con la sangre más fresca del día que termina. Se va la vida ensangrentada entre augurios macabros que sobrevuelan los ahorros, los plazos fijos y los salarios bancarizados. Miseria, desnutrición, hospitales destruidos, escuelas desvencijadas, podredumbre y hediondez a diestra y siniestra. Depresión, mal humor, desesperanza, hartazgo, tristeza, melancolía rabia… furia… odio. Cansancio y soledad. Obreros devastados, trabajadores humillados. Ancianos victimados con indolencia… enfermos carcomidos por la burocracia. Se va la vida entre aplausos de buitres que salpican con jurisprudencia la carnicería neoliberal.
Sangra Argentina también su desolación y su desconcierto. Sus deudas históricas y monetarias internacionales. Lo que hizo y lo que no. Sangra la indiferencia de propios y extraños. Sangra la mezquindad de sus “logros” y sus atrasos. Sangra a borbotones su arrogancia y su humillación. Sangra su prepotencia y su ternura. Se trata de una hemorragia terminal huracanada. Vuela por los aires el ombú y el monumento a la bandera, los próceres y los desempleados. Vuela la constitución y vuela el tango entre remolinos de superchería política de engaños macroeconómicos y de promesas electoreras. Hemorragia huracanada y dolorosa donde abrevan su cinismo los que saben hacer negocio con la muerte.
Era de esperarse. Sangra está Argentina abierta en canal en el destazadero didáctico que muestra lo que saben hacer los “buenos muchachos” empresarios, los “mass media”, los curas cómplices, el poder ejecutivo, legislativo y judicial. El capitalismo en persona. Los medicuchos trasnacionales especialistas en producir hemorragias dicen que la hemorragia argentina parará cuando pare la corrupción. Y no hay carcajada irónica que alcance el tamaño de la desfachatez… Dicen que esto se remedia con más créditos, con nuevas inversiones de empresas nuevas que vendrán a cerrar las heridas. Que tienen el remedio bien estudiado. Que deben suprimir algunas leyes, reducir empleos y liberar el mercado… que eso es bueno. Que vendrá el bienestar y la felicidad… que habrá de todo en el super. Que volverán los créditos. Que volverán las inversiones.
Que no se derramará más sangre. Se prepara un gran convenio con los gobernadores, se prepara un paquete de medidas económicas, se prepara un “plan de ayuda a los más necesitados”, se prepara la máquina mediática, se preparan las elecciones, se prepara las empresas privatizadas para aumentar los precios, se preparan los bancos para huir, se prepara dólar para subir, se prepara la policía, se prepara el ejército. Se prepara toda la desmemoria. Se prepara la selección para ganar el mundial de fútbol.
(Tomado de Motor Económico)
Cubadebate

Argentina: Desde la historia el general San Martín habló claro de quienes son y cuánto valen los Mapuche/ Un mensaje que Macri, Michetti y Bullrich no podrán entender jamás


José de San Martín y su respeto a los Mapuche Pewenche
“Llama la atención entonces que San Martín reconociera expresamente que para el cruce que proyectaba, debía atravesar espacios territoriales que eran pewenche (gente del pehuén o araucaria)”

Por Adrián Moyano

Antes de cruzar la cordillera celebró dos parlamentos para pedir permiso para pasar por sus tierras. Mitre redujo el episodio a un momento de la “guerra de zapa” pero fue bastante más que eso.
La relación que mantuvo San Martín con expresiones del pueblo mapuche fue muy distinta a la que asumieron aquellos que se hicieron del poder desde 1861 en la Argentina. Algunos detalles de esa conducta aparecen en volúmenes como “El Santo de la Espada”, de Ricardo Rojas. En verdad, al escritor se valió de las memorias de Manuel Olazábal, subordinado del jefe del Ejército de los Andes, para recrear ciertos acontecimientos. Pero lamentablemente, esa información pasó antes por el filtro liberal, eurocéntricos y probritánico de Bartolomé Mitre, que los redujo a una maniobra de la “guerra de zapa” que libraba desde Cuyo el futuro vencedor de Chacabuco.
En septiembre de 1816 San Martín le había escrito a Pueyrredón, por entonces director supremo de las Provincias Unidas: “he creído del mayor interés tener un parlamento general con los indios pehuenches, con doble objeto, primero, el que si se verifica la expedición a Chile, me permitan el paso por sus tierras; y segundo, el que auxilien el ejército con ganados, caballadas y demás que esté a sus alcances, a los precios o cambios que se estipularán: al efecto se hallan reunidos en el Fuerte de San Carlos el Gobernador Necuñan y demás caciques, por lo que me veo en la necesidad de ponerme hoy en marcha para aquel destino, quedando en el entretanto mandando el ejército el Señor Brigadier don Bernardo O´Higgins”.
El párrafo que antecede deja mucha tela para cortar. En primer término, se trata de un documento interno del gobierno de las Provincias Unidas, es decir, no se escribió para que se diera a publicidad. Llama la atención entonces que San Martín reconociera expresamente que para el cruce que proyectaba, debía atravesar espacios territoriales que eran pewenche (gente del pehuén o araucaria). Además, planteaba la posibilidad de pagar por el auxilio en animales que necesitaba, intención que también sorprende si se tiene en cuenta que al frente de la gobernación de Cuyo, no tuvo mayores inconvenientes en imponer exacciones forzadas a los sectores económicos más poderosos y que además, requisó miles de animales entre los simpatizantes del absolutismo. Por último, queda en evidencia la importancia que el correntino le atribuía a sus conversaciones con los pewenche porque en lugar de derivar la tarea de parlamentar a un subordinado, marchó en persona hacia la frontera para cumplir su cometido.
Reconocimiento
Hay un concepto que sobrevuela las líneas sanmartinianas que los herederos de Mitre no parecen dispuestos a aceptar ni siquiera a comienzos del siglo XXI: el reconocimiento. El militar reconocía que los pewenche constituían una instancia política distinta a la rioplatense o chilena y que en función de esa diferencia, era necesario parlamentar. Desde que había llegado al puerto de Buenos Aires, puesto su sable al servicio del Primer Triunvirato, organizado el famoso regimiento de granaderos, marchado para ponerse al frente del Ejército del Norte y asumido la gobernación cuyana, no había tenido necesidad de acordar de igual a igual con nadie ni menos aún, de pedir permisos para cruzar tierras. Puede arriesgarse entonces que el proyecto político que buscó terminar con la independencia y libertad de las diversas parcialidades mapuche maduró mucho tiempo después. Mitre participó en él, claro.
San Martín recreó más tarde los acontecimientos que tuvieron lugar en el Fuerte San Carlos: “el día señalado para el Parlamento a las ocho de la mañana empezaron a entrar en la Explanada que está en frente del Fuerte cada Cacique por separado con sus hombres de Guerra, y las mujeres y los niños a Retaguardia: los primeros con el pelo suelto, desnudos de medio cuerpo arriba, y pintados hombres y Caballos de diferentes colores, es decir, en el estado en que se ponen para pelear con sus Enemigos. Cada cacique y sus tropas debían ser precedidos (y esta es un prerrogativa que no perdonan jamás porque creen que es un honor que debe hacérseles) por una partida de Caballería de Cristianos, tirando tiros en su obsequio. Al llegar a la explanada las mujeres y los niños se separan a un lado, y empiezan a escaramucear al gran galope; y otros a hacer bailar a sus Caballos de un modo sorprendente: en ese intermedio, el Fuerte tiraba cada 6 minutos un tiro de Cañón, lo que celebraban golpeándose la boca, y dando espantosos gritos; un cuarto de hora duraba esta especie de torneo, y retirándose donde se hallaban sus mujeres, se mantenían formados, volviéndose a comenzar la misma maniobra que la anterior por otra nueva tribu”.
El relato que legó el prócer americano es bastante más extenso, sólo retendremos algunos párrafos más: “el General en Jefe, el Comandante General de Frontera y el Intérprete, que lo era el padre Inalican Fraile Francisco y de nación Araucana, ocupaban el testero de la mesa. El Fraile comenzó su arenga haciéndoles presente la estrecha amistad que unía a los Indios Pegüenches al General, que éste confiado en ella los había reunido en Parlamento general para obsequiarlos abundantemente con bebidas y regalos, y al mismo tiempo para suplicarles permitiesen el paso del Ejército Patriota por su Territorio, a fin de ir a atacar a los Españoles de Chile, extranjeros a la tierra, y cuyas miras eran de echarlos de su País, y robarles sus Caballadas, Mujeres e Hijos, etc. Concluido el razonamiento del Fraile un profundo silencio de cerca de un cuarto de hora reinó en toda la Asamblea. A la verdad era bien original el cuadro que presentaba la reunión de estos Salvajes con sus cuerpos pintados y entregados a una meditación la más profunda. Él inspiraba un interés enteramente nuevo por su especie”.
Al fin, “puestos de acuerdo sobre la contestación que debían dar se dirigió al General el Cacique más anciano, y le dijo: todos los Peguenches a excepción de tres Caciques que nosotros sabremos contener, aceptamos tus propuestas: entonces cada uno de ellos en fe de su promesa abrazó al General, con excepción de los tres Caciques que no habían convenido: sin pérdida se puso en aviso por uno de ellos el resto de los Indios, comunicándoles que el Parlamento había sido aceptado; a esa noticia desensillaron y entregaron sus caballos a los Milicianos para llevarlos al pastoreo; siguió el depósito de todas sus Armas en una pieza del Fuerte, las que no se les devuelven hasta que han concluido las Fiestas del Parlamento”. Alternativas que es oportuno traer a colación, en las vísperas del 17 de agosto.
Continuidades hasta el presente
En otro de sus párrafos, San Martín apuntó que concurrieron a San Carlos aproximadamente dos mil pewenche. Si bien en su misiva a Pueyrredón apuntaba como principal a Necuñan, es evidente que la centralización política era una idea ajena a la parcialidad pewenche. Los criollos observaron hasta con cansancio, como una tras otras las diversas “tribus”, recrearon la misma formalidad frente a sus interlocutores.

Un rasgo más que perdura hasta el presente: entre las prejuiciosas observaciones del jefe americano puede apreciarse que entre las distintas expresiones del pueblo mapuche, la mayoría numérica no alcanzaba para imponer una determinación a quienes quedaban en minoría. En efecto, los tres lonko que no participaron del entendimiento serían “contenidos” por el resto, pero no asumirían las obligaciones que sí adoptaría el conjunto. En otros parlamentos que contaron con la presencia de testigos o partícipes winka, la metodología fue similar. Por último, adviértase que es el mayor entre los lonko el que da cuenta de la aceptación, otra constante histórica.

Terrorcracia Por Alfredo Grande

Publicado: 25 Noviembre 2017
Por Alfredo Grande
(APe).- Soy uno de los miembros fundadores del Encuentro de Profesionales contra la Tortura. Esta nueva organización tiene como uno de sus objetivos el análisis y la denuncia de todas las situaciones de tortura. Como es sabido, en la mayoría de los países la tortura es una política de Estado. Como bien dice Susana Etchegoyen, el objetivo manifiesto de la tortura que es obtener información ni siquiera puede ser cumplido. Ya que el torturado dirá aquello que supone puede hacer detener la espantosa situación a la que es sometido.
En la película El Secreto de sus Ojos, los albañiles confiesan un asesinato que no cometieron al ser brutalmente torturados por la policía. Esto es lo habitual, por eso la investigación criminal es más un ejercicio sádico que una actividad de verdadera inteligencia. Acá llamamos “inteligencia” al botoneo, al carpetazo, a las escuchas ilegales, a las causas armadas. Ninguna requiere inteligencia. Apenas una buena dosis de impunidad.
Tortura e Impunidad son una siniestra pareja que pretende aniquilar toda semilla de conflicto social. Pero no es la única. Otra siniestra pareja es Terror y Crueldad. Las películas de terror en una época quizá lejana, eran patrimonio de Boris Karloff, Bela Lugosi, Vincent Price. Los cuentos de Edgar Allan Poe son una historia de ternura al lado de las políticas económicas de ciertos gobiernos. La crueldad es la planificación sistemática del sufrimiento. Y en su extremo límite, el sufrimiento absoluto genera el terror. Ese terror con nombre desorganiza la subjetividad individual, vincular y social. Insisto en diferenciar la violencia de la crueldad.
El tabú de la violencia, incluso como defensa propia y resistencia al represor, apenas logra que la víctima quede a completa merced del victimario de turno. La insistencia en la protesta pacífica, las campañas contra forma de justicia por mano propia, el espanto ante la venganza de los condenados y esclavizados, son todos artificios de la cultura represora para mantener, con prisa y sin pausa, sus siniestras parejas: Tortura e Impunidad / Terror y Crueldad.
Sigo pensando y sigo sintiendo que la violencia es la partera de la historia, pero no de cualquier historia. Si el parto no es para que nazca una historia de ternura, de responsabilidad, de placer y de amor, entonces hemos luchado contra el represor solamente para convertirnos en uno más. No será un parto, sino un aborto. Y no de la naturaleza sino de la cultura. Por eso es necesario el análisis de nuestra implicación en toda lucha libertaria. Deseamos derrotar al victimario o lo combatimos porque nos genera envidia su situación de poder.
La traición es la consecuencia inevitable de esta paradoja. Porque cuando decimos victimario, yo al menos, no pienso en un determinado gobierno. Por detestable que sea. Pienso en un modo de producción social, de personas y de cosas, de ideas y de valores, que necesita determinado tipo de gobiernos. Maldecir las consecuencias no impide que las causas sean combatidas. Por eso no se trata de combatir al capital, necesario incluso para la más modesta cooperativa. De lo que se trata es de combatir al capitalismo, o sea, a la clase que a través de la tortura, impunidad, terror y crueldad, se hizo dueña de todas las formas del capital. Desde la tierra hasta el equivalente general dinero. “A Dios rogando y el con el mazo dando”, ha sido la política pública más consistente para el ejercicio del poder absoluto. Votando y aterrorizando, otra fórmula ganadora.


Si bien el terror es absoluto en el bien llamado Terrorismo de Estado, nunca deja el Estado de administrar diferentes dosis de terror. Algunos llaman a esto modernización del Estado. Flexibilización laboral. Nuevas leyes jubilatorias. Actualización tarifaria. Sobran nombres para dar impunidad al terror. Incluyendo la desaparición de un submarino, de una persona, de un pueblo originario. La Desaparición siempre forzada, pero no solamente de personas, convoca a las dos parejas siniestras para su máximo despliegue.
El terror se despliega como terrorismo ambiental, alimentario, habitacional, laboral, sanitario, educacional, vincular. El terror atraviesa todo el entramado político y social, incluso de agrupaciones y partidos políticos. La cultura represora y el terror han hecho una alianza estratégica para todas las formas del retroceso. El atravesamiento colectivo del terror, con el pueblo en las calles, tiene su forma más restringida: la reactiva. Incluso diciembre 2001 fue lentamente domesticado. Y el terror nuevamente implantado con el asesinato de Kosteki y Santillán, permitió que la cultura represora pudiera ocultarse con su disfraz más simpático: la democracia representativa. Esos asesinatos siguen impunes y seguirán impunes.
Nuevas formas del terror se fabrican todos los días y todas las noches. Ojalá el problema fuera el ataque de pánico y su santo grial, el rivotril. Pánico es la denominación encubridora del terror. Y no es un ataque. En un momento de lucidez donde sentimos, percibimos, comprendemos que nuestro fundante subjetivo sigue siendo el terror. No hay rivotril que aguante.
Las políticas libertarias deben intentar responder a la pregunta no del millón, sino para que seamos millones. ¿Cómo enfrentar a la “terrorcracia”? Al menos sabemos cómo no enfrentarla. Con slogans vacíos, con intentos de volver sin saber por qué se tuvieron que ir, repitiendo textos valiosos de tiempos pasados, confundiendo efectos con causas, gobiernos con Estados, Naciones con Corporaciones, víctimas con victimarios, alimentando fascismos de consorcio y retroprogresismos hasta que llega a pedido del público el fascismo económico y político, con todo eso y mucho más que eso, no enfrentamos sino que alimentamos a la cultura represora.

Los autodenominados ciudadanos del mundo no son más que los privilegiados esclavos de las poderosas corporaciones. Nosotros no somos ciudadanos. Somos luchadores. Y revolucionarios. Y otra tarea de los revolucionarios es ponerle nombre y apellido al terror. Para sacarlo de su clandestino anonimato. No sigamos viendo al lobo como si fuera un cordero.

lunes, 27 de noviembre de 2017

Cuba: un voto que hace Patria (+ Fotos) Por Laura V. Mor

Lunes, 27 de Noviembre de 2017

Laura V. Mor - Fotos: Yaimi Ravelo Rojas - Resumen Latinoamericano Cuba - Video: teleSUR.Domingo en la mañana, los barrios habaneros despertaron más temprano que de costumbre. A las 7 se abrían las mesas de votación y el pueblo estaba listo para ejercer su derecho.
Carteles en cada barrio indicaban las direcciones de los 24.300 Colegios Electorales habilitados en todo el país, mientras banderas cubanas y fotos de Fidel en los balcones y portales de las casas auguraban lo que sería una gran fiesta cívica digna de presenciar.
Listados de electores y biografías de los candidatos colocados en la entrada de los Colegios Electorales, que algunos leían una y otra vez, al saber que es una importante elección con conciencia ciudadana. Otros en cambio, los conocían del barrio e iban directo a encontrar al Presidente de Mesa y comenzar con la certificación del documento para recibir la boleta electoral donde con una cruz, ya dentro del cuarto oscuro, elegirían a uno de los dos candidatos que se postularon desde las asambleas barriales en las nominaciones de candidatos.
Las urnas, a diferencia de lo que ocurre en otros países, son custodiadas por los niños, los pioneros cubanos. En turnos rotativos van haciendo su guardia durante la jornada electoral estudiantes de primaria y secundaria de todas las escuelas de Cuba en espacios habilitados para ello. Algunos son escuelas y círculos infantiles, otros centros de trabajo y hasta consultorios del médico de la familia.
“Sentí alegría, porque es una de las responsabilidades del pionero cuidar las urnas”, nos contaba orgulloso José Luis Tasende, estudiante de 5° grado de la Escuela Primaria Darío Gómez García, quien custodiaba la urna en el Círculo Infantil Gotica de rocío, del Colegio Electoral N° 2 de la Circunscripción 10 del Municipio Playa.
José Luis nos habló de Fidel, señalando su foto junto al escudo y la bandera cubana, emocionado, pero sin descuidar su tarea.  “Sin él no estaríamos aquí” nos dijo, intentando ocultar las lágrimas que asomaban por su rostro y nos emocionaban a todos. “Fidel, vaya, fue uno de los revolucionarios más importantes de este país y luchó para que Cuba fuera libre”, explicaba entre suspiros, con una elocuencia que sorprendería a más de uno. Era la primera elección de José, pero seguramente no será la última.
Zafie Rodríguez, estudiante de 7° grado de la Secundaria Básica Jorge Ricardo Massetti, compartía la emoción de su compañero de guardia, aunque ya había colaborado en otras elecciones. “Nuestro Comandante en Jefe Fidel quiso que todos los pioneros tuviéramos todo lo que tenemos ahora y que lo disfrutáramos” nos contaba, mientras explicaba la importancia de que sean ellos quienes estuvieran allí garantizando el normal funcionamiento de la jornada. “Con nosotros basta”, exclamó José con una sonrisa pícara.
Ernesto de 10 años y Jenry de 8 custodiaban la urna del Colegio Electoral N°2 de la Circunscripción 11 del Municipio Playa, mientras su mamá elegía a su candidato.  Jenry, un risueño niño con capacidades diferentes, seguía los pasos de su hermano Ernesto, ante la mirada orgullosa de su mamá. “La oportunidad es para todos”, afirmó la Presidenta de Mesa, algo que quedaba a la vista.
Sofía Regla, abuela de 83 años, luego de recorrer varios Colegios encontró el suyo y depositó la boleta, mientras Ernesto y Jenry, con la mano derecha sobre la frente y la exclamación “votó” la saludaban, como quien agradece el haber cumplido con la Patria.  Tras ella, esperaba pacientemente Michel, un cubano residente en el exterior que también quería ejercer su derecho al voto.
Cuba, a diferencia de otros países, no posee voto directo para la Jefatura de Estado; aunque esa elección, atraviesa tres procesos de elección en Cuba: en la Asamblea Municipal, donde se aprueba las candidaturas de los Diputados que elegirán al Jefe de Estado; en el distrito, donde ese candidato es electo Diputado y en la Asamblea Nacional, donde los Diputados votan para que sea electo Presidente del Consejo de Estado y Ministros.
Si bien el voto no es una obligación, el número de votantes es considerablemente alto en comparación con otros países donde existe sanción en caso de no concurrir a votar.
“Elegir al mejor” fue el llamado a estos comicios, donde voluntariamente 8 millones de cubanos y cubanas mayores de 16 años estaban habilitados para concurrir a las urnas este domingo a elegir los candidatos a la Asamblea Municipal del Poder Popular que, al alcanzar el 50% +1 de los votos válidos en escrutinio público, representarán sus intereses los próximos dos años y medio.
Las elecciones de este 26 de noviembre son la primera etapa de los comicios generales 2017-2018, en las que saldrán electos un total de 12.515 delegados en igual número de circunscripciones, quienes integrarán las 168 Asambleas Municipales que existen en el país.

BASTA DE MUERTOS MAPUCHE POR LA REPRESIÓN DEL ESTADO!!!


Pu lamieng, el gobierno Neoliberal de Mauricio Macri, asesino al lamieng Rafael Nahuel
Lunes 19:00 hrs. Plaza Italia. SANTIAGO/ GULUMAPU
No más muertos !! No más represión!! …
TODAS LAS BALAS SE VAN A DEVOLVER!!! Marrichiweu!!!