miércoles, 15 de enero de 2020

VIDEO CIANURO ¡BASTA YA!



¡BASTA YA!







Venezuela. TeleSUR no se toca Por Stella Calloni

Desde la creación de TELESUR, como expresión de la unidad de América Latina, a lo que tanto aportó el ex presidente Hugo Chávez en momentos de integración y solidaridad y sigue haciéndolo Maduro en estos momentos, Estados Unidos trazó todo tipo de planes para silenciar a la televisora venezolana y latinoamericana.
Como si algo faltara en el escenario de Venezuela de los últimos días, donde la propia oposición venezolana le dijo “no” a un devaluado títere de Estados Unidos, como es Juan Guaidó, este cumple las órdenes de su amo anunciando que comienza el intento de “recuperar” la cadena de televisión venezolana y latinoamericana TELESUR que es vista en todo el mundo y especialmente en nuestra región, a pesar de que algunos gobiernos, actuando como súbditos coloniales de Washington, como fue el caso del derrotado Mauricio Macri en Argentina, la han hecho desaparecer de las grillas locales.
El diario digital Infobae de Argentina, que en realidad reproduce –en una supuesta sociedad con The New York Times- los informes falsificados de la CIA y el Pentágono estadounidense sobre los países de nuestra región, informa, sobre un acto encabezado por el “presidente interino de Venezuela Juan Guaidó”(sic) realizado el sábado pasado en un “gran Cabildo de ciudadanos y diputados en Caracas” también así lo dice, para debatir posibles salidas a la profunda crisis que atraviesa el país petrolero y uno de sus proyectos es “recuperar” TELESUR…
En la nota se lo trata a Guaidó como “presidente de la Asamblea Nacional” aunque el mismo se autoproclamó en la sala de un periódico, para poder seguir cobrando los millones de dólares de la CIA, cuando ya los diputados opositores, mayoritariamente, eligieron a su presidente Luis Parra votando í en el recinto del Congreso, lo que es válido y constitucional.
Por supuesto la Secretaría del Tesoro de Estados Unidos consideró “funcionarios corruptos” a los opositores que votaron a s Parra, que junto a otros de sus compañeros de la oposición figuran entre los sancionados por Washington. Es una de las tantas violaciones brutales de la potencia imperial, tomando decisiones sobre un país soberano .y es parte de la guerra contrainsurgente de diversas características que libra el gobierno de Donald Trump contra nuestra región.
Guaidó, convalidado escandalosamente por algunos países de la desprestigiada Organización de Estados Americanos (OEA) ya no sólo como presidente interino sino además de la Asamblea Nacional, como una burla a la mayoría de los opositores venezolanos y al gobierno de Maduro, recibió la orden de no aceptar diálogo ni negociación.
Es el mismo discurso estadounidense de siempre. Hablan de un gobierno de transición, es decir la resignación de Maduro de su legítimo cargo como presidente electo en las elecciones de mayo de 2018, donde un sector opositor participó a pesar de que Washington presionó para que se negaran a hacerlo.
Hubo observadores internacionales y Maduro ganó, en un momento en que el pueblo recurrió heroicamente a una cantidad de recursos para llegar a los centros de votos por caminos obstaculizados por la oposición, lo que fue filmado por decenas de periodistas y por supuesto por TELESUR, sin cuya producción nunca hubiéramos podido ver lo sucedido allí y en muchos países, tanto latinoamericanos, como de Medio Oriente, de África, Europa y otros.
Aunque haya fracasado estrepitosamente, en cuanto golpe intentó, Guaidó es mantenido por los asesores de Trump como el representante cubano americano Marcos Rubio, a pesar del malestar de los equipos de Seguridad nacional del mandatario.
En declaraciones de las últimas horas, el encargado por el presidente Trump para resolver lo que llaman cínicamente la “crisis de Venezuela”, el eterno Elliott Abrams- acusado por alentar y encubrir crímenes de lesa humanidad en Centroamérica en los años 80, así como intervenir en los escándalos de la venta ilegal de armas a Irán y de la entrada de drogas a Estados Unidos por Miami a través del Comando Sur, en ambos casos para financiar las armas de la Contra en la guerra de la CIA contra Nicaragua sandinista, ratificó que no aceptarán diálogo ni negociación con el gobierno de Maduro.
Preguntado por la prensa si el gobierno de Trump intentará usar la fuerza contra Venezuela remarcó que “como hemos visto en el Medio Oriente, cualquier presidente de los Estados Unidos, si quiere usar la fuerza para defender nuestros intereses nacionales, va a utilizar la fuerza. Francamente no depende de Juan Guaidó, depende del presidente “.
Acto seguido Guaidó les dijo a sus menguados seguidores que hay que imaginar lo que sería la región si dejara de existir TELESUR asegurando que “miente, desinforma, promueve grupos terrorista, busca la desigualdad”, tratando de denigrar el trabajo extraordinario que realizan quienes mantienen viva “nuestra” televisora, ante el poder mediático imperial más grande de todos los tiempos.
Desde la creación de TELESUR, como expresión de la unidad de América Latina, a lo que tanto aportó el ex presidente Hugo Chávez en momentos de integración y solidaridad y sigue haciéndolo Maduro en estos momentos, Estados Unidos trazó todo tipo de planes para silenciar a la televisora venezolana y latinoamericana, vista en todo el mundo y en nuestra región y respetada por su contenido y su producción, a costa de un gran sacrificio.
Es la única red televisiva de nuestra América que tiene corresponsales en casi todos el mundo y junto con la Agencia Prensa Latina de Cuba, y con otras como Hispan TV o Rusia Today, de vasto alcance, integran las escasas voces de la verdad y cumplen con difundir la cultura y la vida de nuestros países,. apegados a las reglas internacionales de brindar una información veraz, como un derecho adquirido de los pueblos del mundo. Y como un elemento clave de la descolonización.
Hay que recordar que el 97 por ciento de los medios en manos del poder hegemónico, léase Estados Unidos y sus sumisos asociados, incluyendo a los gobiernos de una Europa en decadencia,   han reemplazado la verdad por la mentira sin cortapisas, convirtiendo a la desinformación en un misil mediático, que mata de la misma manera que lo hacen los que disparan los militares contra los pueblos y gobiernos, como lo estamos viendo a diario..
La idea de colocar en manos de Guaidó la campaña para apoderarse de TELESUR , a la que intentaron incendiar su sede en Caracas, y contra la que han realizado una serie de ataques en el marco de la guerra cibernética, parece destinada al fracaso, como todo lo que intentó hasta ahora el “elegido” del gobierno estadounidense. .
Los pueblos libres del mundo, y aun los que están enfrentados a dictaduras reales, no ficticias y a un terrorismo mediático que socava todos los caminos de la paz y la justicia internacional y que ha dejado de ser periodismo para convertirse en uno de los factores claves del poder fascista mundial, no aceptan este intento brutal de despojarnos y lucharán para impedir que ahoguen la única voz televisiva, que sale desde las propias entrañas de Nuestra América.
TELESUR NO SE TOCA. TELESUR SOMOS TODOS LOS QUE AMAMOS LA AUTENTICA LIBERTAD DE PRENSA, LA VERDADERA INDEPENDENCIA Y LA VERDAD.

viernes, 10 de enero de 2020

Pensamiento crítico. Matar de hambre: táctica de guerra nazi

Resumen Latinoamericano, 9 enero 2020.-
Por José Gregorio Linares, Maestro Honorario Unearte.
Matar de hambre a una población es una táctica de guerra nazi. A lo largo de la historia había sido puesta en práctica de manera empírica por los ejércitos convencionales para rendir una plaza sitiada y luego someter a los sobrevivientes; pero rara vez se pensaba en el aniquilamiento total del enemigo. Sin embargo, los investigadores alemanes al servicio del Tercer Reich le dieron fundamento científico a esta maquiavélica forma de exterminio. Durante la Segunda Guerra Europea (1939-1945) concibieron y planificaron con extrema frialdad la forma de llevarla a cabo. El propósito era exterminar al pueblo soviético, que enarbolaba las banderas del socialismo y se oponía al avance del nazifascismo.
Leningrado fue uno de las ciudades rusas escogidas para probar la eficiencia de esta táctica genocida: la ciudad poseía decenas de fábricas, entre ellas la única industria de tanques pesados, carros y trenes blindados del mundo. Esta urbe era clave desde el punto de vista geopolítico pues constituía un importante nudo de comunicaciones con el norte del país. Allí vivían 3 millones de habitantes, el equivalente a toda la población de Caracas hoy en día. Además, siendo Leningrado la cuna de la Revolución Rusa de 1917, su destrucción asestaría un duro golpe a la moral de los soviéticos. Por tanto, los nazis se plantearon ocupar esta importante posición estratégica, pero antes, como un huracán de muerte, arrasarían con la población.
El primer paso fue bloquear Leningrado. Se aisló casi por completo a la ciudad de los principales centros de abastecimiento de comida. Luego se la sometió a un bombardeo incesante, entre las ocho de la mañana y las diez de la noche. El asedio se prolongó casi 900 días, desde septiembre de 1941 a enero de 1944.
Esto causó una hambruna generalizada. Los leningradenses se vieron obligados a despegar el papel tapiz de las casas para rasparlo y comer el pegamento elaborado a partir de un compuesto de harina. También tuvieron que comerse las correas y todos los artículos de cuero, los perros, los gatos, los cuervos y hasta las ratas. En medio de la desesperación hubo Incluso actos de antropofagia. Diariamente miles de personas morían por inanición y por enfermedades causadas por la falta de nutrientes o los trastornos gastrointestinales. El saldo final fue escalofriante: más de un millón de personas, es decir, una tercera parte de la población, murió de hambre en menos de tres años.
El plan de matar de hambre a los habitantes de Leningrado fue estudiado meticulosamente por el profesor dietético Ernst Ziegelmeyer del Instituto de Nutrición de Múnich quién, con base en concienzudos estudios que incluían analizar el censo de habitantes y la cantidad de alimentos que podían ser guardados de acuerdo a la capacidad de los almacenes, concluyó que en muy poco tiempo la comida mermaría y, en consecuencia, los ciudadanos tendrían que someterse a un plan de racionamiento que solo les permitiría el consumo de 250 gramos de pan diarios, porción insuficiente para mantener la salud. De este modo, mediante la combinación del ataque aéreo, el sitio por tierra y el bloqueo naval, los alimentos se acabarían rápidamente y los defensores irían falleciendo por inanición, sin tener los alemanes necesidad de luchar y sufrir bajas.
El proyecto fue aprobado por el Alto Mando de las Fuerzas Armadas Nazis. Al respecto Hitler declara (29 de setiembre de 1941): “He resuelto borrar a Leningrado de la faz de la tierra. No nos corresponde a nosotros, ni nos corresponderá el problema de la supervivencia de su población, es decir de su abastecimiento. En este combate, en el que nuestra resistencia está en juego, es contrario a nuestros intereses salvar a la población de esta ciudad, ni siquiera a una parte de esta”. Alrededor de 725.000 militares con armamentos de todo tipo sitiaron Leningrado para impedir que la población pudiera salir a abastecerse de lo indispensable para vivir.
En consecuencia, hubo un especial ensañamiento con los almacenes de comestibles. Los proyectiles destruyeron toneladas de azúcar, grasa, harina, pasta, cereales y granos depositados en las fábricas y silos, pulverizaron los frigoríficos para dañar toda la comida, hundieron las gabarras que transportaban víveres por los ríos, incendiaron los sembradíos, destruyeron los mercados y los comercios.
Simultáneamente se desarrolló una guerra comunicacional. La aviación nazi lanzó propaganda donde se anunciaba: “Vuestra ciudad está completamente rodeada por los ejércitos alemanes. El Alto Mando no desea en modo alguno imponer sufrimientos a la población civil. Pero la rendición constituye la única alternativa a la aniquilación absoluta o al hambre. Convenced a vuestros dirigentes de que es preciso sacrificar el bolchevismo en aras de la paz. ¡Es mejor ser un súbdito sano de vuestros conquistadores indiscutibles que un bolchevique hambriento!”.
¡Pero Leningrado no se rindió! Sus habitantes hicieron de todo para sobrevivir: abrieron una ruta secreta para el abastecimiento de alimentos que eran transportados desde las ciudades cercanas (pero fueron descubiertos); ajustaron el racionamiento al mínimo indispensable para que todos pudieran alimentarse; se organizaron patrullas para atender a los enfermos y socorrer a los desvalidos; un grupo de voluntarios taló madera en los bosques no ocupados por los alemanes; unos buzos extrajeron miles de toneladas de carbón que yacían bajo el agua del puerto, concretamente de unos barcos ingleses que en el siglo XIX habían arrojado el mineral al fondo; otros buzos rescataron del Lago Ladoga toneladas de trigo que se pudieron secar y recuperar para comer; durante el aniversario de la Revolución Bolchevique para elevar la moral los niños recibieron como premio una porción de leche con una cucharada de harina de papa y los adultos tomates salados; se crearon nuevas rutas de aprovisionamiento que fueron bautizadas como “Carreteras de la Vida”. Además fueron cultivadas clandestinamente cientos de hectáreas de hortalizas, papas y repollos, por grupos de familias que recibían adiestramiento especial en agricultura y economía de guerra. También el Instituto Científico de Leningrado produjo una harina sintética a base de conchas y caparazones, complementada con aserrín, mientras grupos de botánicos resguardaban un banco clandestino de semillas. “Desesperados, los habitantes tuvieron que obrar milagros para sobrevivir como por ejemplo convertir el azúcar quemado de una fábrica en un sirope calcinado que se podía mascar e ingerir sin riesgo como un caramelo. Científicos y químicos inventaron pan con un 20% de harinas trituradas, un 10% de semillas oleosas y un 10% de celulosa, lo mismo que leche con semillas de soja o sopa de agua caliente de hojas de pino o cuero de zapato hervido. Pronto se fabricaron ingeniosos inventos para llevarse algo a la boca como sopas hechas de encuadernación de libros, caldos de hojas secas, pasta de ramas jóvenes de árbol cocidas con turba o sal, pan de celulosa, harina de algodón, leche de algas, lácteos con intestino de gato mezclado con aceite de clavo e incluso se elaboraron 2.000 toneladas de salchichas cocinadas con cuerda de violines que mezclaban con simiente de lino y aceite de maquinaria industrial”.
En medio de las más terribles desgracias, permaneció viva la llama de la esperanza, y se emprendieron los más poderosos actos de resistencia. Se organizó una orquesta sinfónica, bajo la dirección de Karl Eliasberg, que fue capaz de interpretar la Sinfonía de Leningrado, del compositor ruso Dimitri Shostakovich: Un verdadero himno de dignidad y lucha. Los músicos debilitados por la hambruna apenas eran capaces de sostener sus instrumentos, sin embargo tocaron. El día del estreno de la obra, se colocaron altavoces en toda la ciudad no sólo para que el pueblo asediado escuchara el concierto, sino también para que las tropas invasoras supieran que allí nadie se rendiría.
Finalmente, el arrojo y el amor por la Patria vencieron sobre unos invasores que blandían la guadaña de la muerte. Los alemanes fueron definitivamente derrotados en enero de 1944. El pueblo de Leningrado celebró con bailes la victoria sobre sus agresores y rindió homenaje a los caídos. «Subestimaron nuestra voraz hambre de vivir», escribió una superviviente.
Hoy, los epígonos de Hitler que ocupan la Casa Blanca pretenden aplicar contra la Venezuela Bolivariana la misma táctica de guerra de la Alemania Nazi: matar de hambre a la población. Esto lo están haciendo mediante: 1) la imposición de ilegales bloqueos y embargos que obstaculizan el acceso a las fuentes de compra y abastecimiento de alimentos del mercado internacional por parte del Estado venezolano; 2) la aplicación de una estrategia de hiperinflación que imposibilita a la mayor parte de la gente la adquisición incluso de los alimentos de la canasta básica.
Esta criminal política está causando: 1) por un lado desazón y rabia contenidas, que aún no hallan un cauce para manifestarse (el pueblo es sabio y paciente, diría Alí Primera); 2) por el otro, serios niveles de desnutrición que ya se hacen visibles (especialmente entre quienes viven de un salario); que generan daños a la salud física, emocional y mental del pueblo venezolano. El propósito de esta política de inspiración nazi es debilitar material y espiritualmente a nuestro pueblo para que se rinda y entregue la Patria. Aniquilarlo progresivamente para destruir su capacidad de resiliencia ante las dificultades.
Si este es el plan del enemigo, entonces la estrategia de lucha del Estado venezolano conjuntamente con el Poder Popular debe centrarse en organizar la producción, almacenamiento, procesamiento, transporte, comercialización y consumo de alimentos en el marco de una economía de guerra.
Y porque en esta guerra Venezuela no se rinde, urge que diseñemos, ejecutemos y evaluemos juntos, con sentido de venezolanidad, un proyecto sistemático y coherente que garantice la seguridad y soberanía alimentarias, basado en las fortalezas y potencialidades de nuestra nación y nuestra población en cada territorio; aplicando el principio de Hipócrates que establece: “Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina”.
Así, con la misma fuerza y creatividad con que Leningrado derrotó a unos agresores que la querían matar de hambre, hoy nuestra Patria vencerá a los epígonos del nazismo que pretenden someternos por hambre y enfermedad. ¡Y conquistaremos nosotros mismos el buen vivir y la prosperidad que todos merecemos!

jueves, 9 de enero de 2020

Australia. No es incendio, es capitalismo, ¿por qué Australia vive su propio infierno? (fotos)

Por Pablo Esteban , Resumen Latinoamericano 8 de enero de 2020
Las perspectivas de Guillermo Folguera e Inés Camilloni, especialistas del Conicet
Las claves para comprender la propagación de los incendios. El peligroso negacionismo de los gobernantes y el calentamiento global.
“La fauna en este territorio es emblemática, Australia se vende internacionalmente como un país con riquezas naturales muy preciadas. Los koalas y los canguros son bichos que están conectados con la cultura del lugar y bañan de un dramatismo mucho mayor a todo esto. El conflicto está en agenda porque es un país modelo. Que sea una nación de primer mundo no es menor, por el contrario, es prueba palpable que exhibe la crisis estructural política-económica-ambiental que muchos gobernantes tratan de ocultar”, advierte Guillermo Folguera, filósofo, doctor en biología (UBA) e investigador del Conicet.
Koala con su criatura despuès de ser rescatados
La nación más importante de Oceanía experimenta su propio infierno. Los incendios devoran los ecosistemas y barren con la biodiversidad a velocidades alarmantes desde septiembre. Algunos números para refrescar memorias desprevenidas: a la fecha fallecieron 24 personas, hay decenas de desaparecidos, seis millones de hectáreas arruinadas, 15 mil viviendas destruidas y 136 focos de incendio que permanecen sin ser controlados. De acuerdo a especialistas de la Universidad de Sidney, aproximadamente, 480 millones de animales perdieron la vida. Los koalas , de fama mundial, se hallan cerca de la extinción; tanto que en los últimos días murieron 25 mil ejemplares. Para colmo, el humo que cubre amplias extensiones de cielo en el oeste y el sur del país también es peligroso. En las últimas horas, el gobierno anunció el despliegue de militares –que se sumarán a los bomberos– y una ayuda económica (1400 millones de dólares) para revertir la crisis. Los expertos intentan calmar el fuego desde el terreno, pero también recurren a helicópteros y aviones. Como la dificultad se incrementa a medida que transcurre el tiempo, rescatistas de EEUU, Canadá y Nueva Zelanda decidieron plegarse a la causa.



Las causas del incendio en Australia

Los problemas complejos requieren de miradas complejas; de manera que, desde la perspectiva de Folguera es posible señalar la existencia de causas locales y globales. A nivel doméstico, es fundamental advertir que el Primer Ministro australianoScott Morrison, es considerado un negacionista del cambio climático. “Ha realizado campañas para ocultar los efectos del calentamiento global que, claramente, ha favorecido la virulencia de los incendios. El país, además, ocupa un lugar importante como nación emisora de dióxido de carbono”, señala Folguera. Como no se reconoce el problema, se desestima la aplicación de políticas de prevención y mitigación efectivas. No hay diagnósticos meditados para conflictos que, por el contrario, se resuelven sobre la marcha de manera poco coordinada.
Lo global, por otro lado, encierra su propia trama y responde a su lógica particular. “Es interesante observar cómo una parte de la comunidad académica busca explicar el fenómeno como si solo dependiera de meros ciclos climáticos. Naturalizan la situación para relegar el papel que el ser humano ha tenido en todo esto. Lo que sucede se vincula estrechamente con el modelo de producción: Australia es un productor forestal muy importante de eucaliptos”, explica y continúa Folguera: “Son árboles que arden un montón y se plantan por la rentabilidad que dejan a partir de esquemas de monocultivo y uso intensivo de la tierra. La sobreexplotación desplaza a la cuestión ambiental a un sitio marginal para los gobernantes del mundo. En el futuro, el medioambiente será el terreno de batalla principal”.
La temporada de incendios forestales inició en septiembre. Sin embargo, las altas temperaturas (40.9°C de promedio en diciembre), las fuertes ráfagas de vientos y las condiciones de sequía representaron el caldo de cultivo ideal para que la situación empeore. De hecho, las autoridades anuncian que lo peor todavía no llegó. Sobre esto opina Inés Camilloni, doctora por la Universidad de Buenos Aires en el área de Ciencias de la Atmósfera e Investigadora del Conicet. “Australia experimentó una combinación record en sequía y altas temperaturas. Por ello fueron tan explosivos los incendios forestales. Un grado y medio por encima del promedio del periodo 1961-1990 y dos grados con respecto a la época preindustrial. Según los registros fue el año más seco, recién comparable con lo que sucedió en 1912. Para peor, existe una probabilidad muy grande de que aumente el riesgo de cara a los próximos 20 o 30 días”, plantea.
“La proyección es notable. Ya en el informe del IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático) de 2007 se advertían cuáles eran los riesgos que traían aparejadas las olas de calor más intensas y frecuentes. Obviamente, la severidad de los incendios, relacionada con las acciones humanas, estaba en carpeta de toda la comunidad científica. El negacionismo de los gobiernos –como sucedió en Brasil– impacta de manera muy negativa y se deja entrever en la reducción de las partidas presupuestarias destinadas a combatir los efectos del cambio climático”, destaca Camillonial tiempo que recuerda cómo el año pasado Brasil y EEUU afrontaron una situación similar.En la Amazonia y California se quemaron 900 y 800 mil hectáreas respectivamente.
La búsqueda desenfrenada de la productividad en un marco de capitalismo agresivo choca de frente con la protección de los ecosistemas y los valores naturales. Dos matrices de pensamiento, desde aquí, parecen enfrentarse. A modo esquemático: aquella que, desde la hegemonía, privilegia el fin de lucro, la inmediatez y la explotación de la naturaleza para saciar un anhelo incontenible por el consumo; y otra, que ofrece resistencia y que procura una mirada prospectiva y a largo plazo, valora a las generaciones futuras y, en efecto, pugna por estrechar los lazos de respeto con el planeta. Como siempre, será cuestión de voluntad torcer las decisiones en el futuro. El medioambiente también es escenario de la política.
poesteban@gmail.com

miércoles, 8 de enero de 2020

Cuerpo de Guardianes de Irán promete “severa venganza” contra EEUU

El comandante en jefe del CGRI de Irán, el general de división Hosein Salami, ofrece un discurso en el funeral de Soleimani, 7 de enero de 2020. (Foto: FARS)
El comandante en jefe del CGRI de Irán, el general de división Hosein Salami, promete una “severa venganza” contra EE.UU. por el asesinato de Soleimani.
Al inicio, digo la última palabra: Vengaremos, Vengaremos duro, severo y de manera difinitiva”, ha vuelto a aseverar este martes el comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán.
En un discurso ofrecido durante el funeral —en Kerman— del teniente general Soleimani, Salami ha subrayado que el asesinato del comandante de la Fuerza Quds del CGRI de Irán por Washington en Irak, pondría punto final a la presencia militar de EE.UU. en la región.
Al destacar el papel relevante que desempeñó el mártir Soleimani en defensa de la estabilidad y seguridad regionales, Salami ha calificado al comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes como el “arquitecto de la derrota de EE.UU. en la zona de Asia occidental”.
Soleimani frustró planes de Estados Unidos para perturbar la paz de los musulmanes. No dejó que el país norteamericano domine a Irak. No ha permitido que Yemen fracase ante las conspiraciones (de EE.UU.). (…) Ha neutralizado, asimismo, complots de EE.UU. para destruir el Eje de la Resistencia en Siria”, ha remarcado.

El enemigo estadounidense debería saber que el mártir Soleimani es más peligroso que vivo, ha agregado el general de brigada Salami.
“Las semillas del rencor de EE.UU. han sido sembradas dentro de los corazones de las naciones musulmanas y no musulmanas, pues los musulmanes no dejarán ningún sitio seguro para EE.UU. en ninguna parte (del mundo)”, ha alertado.             
En el ataque aéreo de EE.UU. en Bagdad, capital de Irak, también cayeron mártires algunos combatientes de las fuerzas populares iraquíes Unidades de Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), incluido su subcomandante Abu Mahdi al-Muhandis.
Bagdad y Teherán han denunciado contundemente el acto terrorista de Estados Unidos, que constituye una flagrante violación de la soberanía de Irak. El Parlamento iraquí aprobó el domingo la expulsión de las fuerzas norteamericanas de su país.
La República Islámica ha advertido a su vez a Washington que ha entrado en un juego peligroso al asesinar a Soleimani y debería esperar duras respuestas de Irán.
mnz/lvs/mkh
https://www.hispantv.com/noticias/defensa/446332/iran-eeuu-tension-soleimani