jueves, 23 de junio de 2016

La Crisis de Capitalismo (en dibujos) por David Harvey (Doblado con voz ...

Entrevista a Francisco Delgado (PC de Cuba): “Unidad, programa político común e integración, claves de nuestro triunfo y de nuestro futuro”

Por Katu Arkonada / Rebelión / 22 de junio de 2016 –  Francisco Delgado es Coordinador del área Sudamérica en el Departamento Internacional del Comité Central del PC de Cuba.
¿Cómo ves la situación política del continente tras las derrotas electorales de la izquierda en Argentina, Venezuela y Bolivia (de distintos tonos y matices, pero derrotas, al fin y al cabo), y el golpe en Brasil?
Empezaría por decir que es necesario elevar la moral de la gente, de la izquierda en general, que, en esta lucha, inevitablemente de largo plazo, a veces se sufren derrotas, pero nuestro horizonte es de una región, a la que Martí llamó Nuestra América, donde finalmente triunfará la justicia social, la igualdad de oportunidades y la solidaridad entre los seres humanos, por solo citar algunos de los más nobles valores compartidos por todos.
Sobre tu pregunta concreta, debemos admitir que atravesamos por una situación pienso yo que coyuntural, de avance de las derechas locales. Sin embargo, esta viene a decirnos que gobernará mejor y con más ética, cuando cualquiera medianamente informado sabe que son un remedo de aquel neoliberalismo de los años 70 al 90 del siglo pasado; fíjate que algunas de las condiciones que en aquel período les permitió vendernos la idea de que serían exitosos, sencillamente hoy no existen. Como no soy economista solo te mencionó dos de ellas bastante obvias: el mundo no está para asimilar un aumento de nuestras exportaciones, de lo que da fe la conocida caída de los precios de las commodities, Y tampoco abundan los capitales ansiosos de invertir en estas tierras. ¿De dónde sacaran las divisas abundantes prometidas?, ¿de más endeudamiento?
¿Qué más ética nos prometen? basta repetir lo que con toda lógica decía el otro día un líder social brasileño, refiriéndose al gobierno provisional en su país, cuando calificaba a las nuevas autoridades de ser un grupo de malhechores que usurparon el gobierno, sin límites morales y con muy bajos estándares de instrucción o preparación. Francamente es un desastre de corto plazo lo que les espera.
Yo agregaría que no es lo mismo ser pobre que empobrecerse, recordando la máxima de la política. Hay que preguntarse cómo lidiarán con millones de personas que regresarán a la pobreza a partir del colosal y atropellado proceso de redistribución de la riqueza, en una nueva vuelta de descarada concentración de está a favor de las grandes trasnacionales. Quizás crean en la viabilidad a estas alturas del siglo XXI de una suerte de neo fascismo altamente represivo, ¿A dónde irá a parar todo esto?
¿Tenían razón los agoreros del fin del ciclo progresista?
Lo primero que debe decirse para ajustarnos al término de ciclo, es que no se puede decretar el fin de este si no existe una alternativa que le sustituya; es lógica elemental. Por otro lado, quienes defienden esta tesis, vaya Ud. a saber conque fines, parecen obviar la dialéctica de la política y de la sociedad, es como si vieran la realidad como una fotografía sin entender que se trata de una película en constante y dinámico movimiento. Yo tengo confianza y mucha esperanza en la insurgencia de los pueblos latinoamericanos que más allá de errores, limitaciones o avances para algunos insuficientes, han conocido por primera vez, como es el caso de Bolivia, lo que es emanciparse por sus propios esfuerzos, que adquirieron niveles inéditos de dignidad y creen en la necesidad de defender la soberanía y el proceso de genuina integración nuestro americano.
¿Cuál es la situación de Brasil, qué acontecimientos podemos esperar en los próximos meses, y como va a afectar esto a la coyuntura política continental?
El proceso de destitución de la presidenta Dilma, ni siquiera ajustado formalmente a las leyes de su país, ha provocado un clima de creciente ingobernabilidad que no permite avizorar ningún final positivo para su pueblo.
Para procesar a la presidenta, víctima de un golpe legislativo, tuvieron que organizar una “cuadrilla”, término del código penal brasileño que alude a delincuentes, en este caso sin moral ni escrúpulos, totalmente subordinados a los dictados de Washington. El proceso en sí mismo está lleno de arbitrariedades, basado en supuestas ilegalidades imposibles de demostrar, que develan una trama donde predomina la mentira y espurios propósitos políticos.
Súmese a lo anterior el desenfreno de las políticas que el interino Temer anunció, por ejemplo, la entrega a las grandes corporaciones extranjeras de las abundantes reservas petrolíferas de la zona atlántica conocida como presal, o la enajenación a favor de manos foráneas de miles de hectáreas de tierra, todo lo cual provoca un coctel realmente explosivo en lo social de difícil pronóstico.
Más importante aún es la capacidad organizativa de los combativos movimientos sociales brasileños, de la propia izquierda política con una gran tradición de lucha, que si logran articularse y unirse tiene inmensas posibilidades de capitalizar el descontento y el rechazo a los golpistas.
El abanico de posibilidades para salir de este atentado a la democracia brasileña resulta variado, sin excluir desde luego el regreso de Dilma, ante las dudas que han hecho público algunos de los senadores que antes habían habilitado el proceso. Seremos testigos en las próximas semanas de una guerra de nervios, de presiones de todo tipo contra los senadores dubitativos, de elevada incertidumbre y muy probablemente del ocaso político de un partido como el PMBD, cuyo rol se limita al parecer al de instrumento para el golpe, dado que las informaciones disponibles apuntan a que toda esta jugada está concebida para que el PSDB entre a Planalto a pesar de haber perdido las elecciones en el 2014.
¿Qué enseñanzas podemos extraer de la victoria de Macri en Argentina? Esta victoria es, al fin y al cabo, la única derrota de un gobierno progresista en las urnas en 15 años.
Más allá de errores cometidos por estos compañeros, que creo les toca a ellos dilucidar, lo cierto es que estas elecciones fueron una gran estafa, un gran fraude contra la voluntad soberana y la capacidad de discernimiento de al menos la mitad de los electores de este hermano país. Alguien calificó a estas elecciones como la “no campaña electoral” de la derecha vernácula, bajo el slogan de la “revolución de la alegría”; poco faltó que Macri prometiera un decreto de “necesidad y urgencia” (así se denomina allí) para que todos seamos felices sobre la faz de la tierra. No voy a hablar aquí del papel de los grandes medios, locales e internacionales, es asunto bastante conocido y en todo caso hicieron su trabajo al servicio de los intereses apátridas y entreguistas.
Hay un trabajo muy interesante de Atilio Borón donde apunta que su país se encamina rápidamente a convertirse en una semi-colonia del Imperio, y yo agrego que objeto del desborde de las corporaciones del agro negocio y la energía, sin olvidar las reservas de agua potable y otras riquezas que Macri ha dispuesto para ser saqueadas lo antes posible.
Quiero en este punto añadir una observación que tiene que ver con los tiempos políticos. Al parecer estos sectores de “lumpenburguesía decadente” tienen la convicción de que una nueva fase de despojo tiene escasa o nula legitimidad, mucho menos posibilidades de éxito en el mediano plazo; de allí la forma “aluvional” en que aplican estas decisiones, como si creyeran que tal vez en menos de un año o dos su proyecto entrará en bancarrota y será debidamente barrido.
Aclaro el término de “lumpenburguesía decadente” para que se entienda mejor la calidad de nuestros adversarios. El concepto, como conoces, se ha utilizado en el pasado y viene muy bien al caso. La mayoría de los personajes que integran el gobierno federal deben sus riquezas a fuentes mal habidas, como el lavado de dinero, la evasión sistemática de impuestos y otras formas de delito financiero. La decadencia ética es total, por ejemplo, se sabe que Mauricio Macri tiene más de 200 causas judiciales abiertas, en espera de que pierda su actual inmunidad o que alguna vez se transforme la justicia de su país.
Por último, reitero el papel que las organizaciones populares argentinas pueden jugar. De todas las variantes de la política que el Imperio y las oligarquías locales han podido controlar, sólo esta se les escapa de las manos. Podrán corromper a algún líder sindical o social puntual, la USAID y otras agencias imperiales son muy activas en estos trajines, sin embargo, no pueden acallar el clamor reivindicativo y de resistencia de las bases organizadas, que están siendo arrastradas en muy poco tiempo a la pobreza, gracias a los “tarifazos” de los servicios vitales, la postración por estanflación a la que se encamina a tropel la economía argentina y las otras consecuencias de estas recetas neoliberales.
¿Cómo afecta la guerra económica y mediática contra Venezuela al ciclo progresista?
La guerra en sus diversas modalidades contra la Revolución bolivariana se recrudeció, sobre todo tras la desaparición física del Comandante Chávez. El imperio y sus secuaces locales asumieron que sin ese extraordinario liderazgo todo se vendría abajo en poco tiempo. Evidentemente subestimaron el arraigo del chavismo en las masas populares, es decir del desarrollo de una conciencia o identidad política constituida por ideas y sentimientos que perduran a pesar de las mayores adversidades, a pesar de los reveses o la hostilidad de sus enemigos. En la historia universal esto suele ser un poderoso obstáculo para los imperios.
El imperialismo parece prepararse para una intervención militar ante la incapacidad de implementar exitosamente sus planes de subversión para derrotar a la Revolución. Basta revisar los argumentos o proyecciones del llamado “Venezuela Freedom 2” documento elaborado por el Comando Sur de los Estados Unidos, o remitirnos al Decreto de Obama que declaró sorprendentemente que la patria de Bolívar era una amenaza extraordinaria a la seguridad de su país. Todavía hay mucha gente que no sale del asombro cuando se enteran de semejante despropósito, que tiene como uno de sus objetivos generar un clima de rechazo, desprestigio y aislamiento internacional de Venezuela.
Observando con detenimiento la ruta crítica en la que se despliegan estos planes, parece que estamos en una fase de agudización de la campaña mediática y de aislamiento político a nivel internacional. El episodio de la reunión de la OEA, donde se trató de condenar infructuosamente a Caracas, no es más que una parte de este perverso guión.
Todos debemos tener claro, sin un ápice de dudas, que la suerte de los revolucionarios venezolanos es la nuestra, lo digo en el más amplio sentido latinoamericano y caribeño. En ello incluyo no solo a los gobiernos progresistas, sino también a todos los pueblos de la región, que estoy seguro no toleraran en pleno siglo XXI una nueva derrota simbólica de Bolívar.
Aunque es conocido, siempre es oportuno reiterar la solidaridad de mi país para con Venezuela y con el gobierno del primer presidente obrero, Nicolás Maduro. Hemos apoyado y seguiremos apoyando los planes sociales que los bolivarianos impulsaron y que transformaron ese país; médicos, maestros, instructores de arte y constructores cubanos estuvieron y se mantendrán allí hasta que el pueblo y las legítimas autoridades venezolanas así lo dispongan.
Aclaro este extremo porque hay quien se confundió cuando creyó que al iniciarse el proceso de restablecimiento de relaciones de Cuba con los Estados Unidos abandonaríamos a nuestros hermanos venezolanos, que bien se ve que no nos conocen en lo absoluto, que los principios no se negocian y que el apego a ellos explica en buena medida la existencia misma de la Revolución cubana.
¿En qué medida la derrota en el referéndum del 21 de febrero en Bolivia nos cuestiona la importancia de los liderazgos en los procesos de izquierda y/o nacional-populares?
El tema de los liderazgos “fundacionales” es muy complejo. Parte de nuestras propias raíces hispanas, el famoso papel del individuo en la historia y sus condicionantes culturales y un largo etc. Por todo lo anterior no se puede tomar a la ligera el asunto, mucho menos dejarnos llevar por supuestas normas de conducta política universales que hablan de la alternancia, de no eternizar a una persona al frente de determinadas responsabilidades, como si esto fuera posible simplemente porque nadie es eterno.
Una solución de largo plazo de este asunto está estrechamente vinculada a la madurez alcanzada por los procesos políticos y quizás no tanto a la valía personal de los dirigentes, aunque lógicamente esto también influye y mucho. Observa como los cubanos ahora estamos estableciendo períodos delimitados para ocupar ciertos cargos, incluido la máxima autoridad del Estado.
No hay una respuesta única y debemos ser cuidadosos a la hora de juzgar o sugerir como deben actuar los revolucionarios; en todo caso en la práctica política, la historia y las necesidades coyunturales y de largo plazo de cada proceso están las respuestas a este asunto.
¿Qué papel juega el imperialismo en estas derrotas electorales?
No cabe la menor duda que todos estos planes desestabilizadores, guerras económicas o de cuarta generación, subversión o golpes blandos (esto último es un contra sentido) conforman una estrategia de recuperación de la hegemonía imperial cuestionada. Nosotros la denominamos como “contraofensiva del imperialismo y las oligarquías locales” que son utilizadas para reiniciar un nuevo período de saqueo de nuestras riquezas, dejándole las trasnacionales algunas migajas a cambio de sus favores apátridas. Emplean según el caso la denominada directiva TC 1801 del 2010, emitida por el Ministerio de Guerra Imperial (el Pentágono) donde describen un recetario de acciones de subversión, desgaste y posterior ocupación de un determinado país. La han utilizado en Europa, por ejemplo, Ucrania y más recientemente en Venezuela como ya te expliqué. Otro ejemplo es la extraordinaria coordinación de los grandes medios de comunicación al servicio del imperialismo, que elaboran un relato único presentado en tiempo real, en sus inicios modificando en parte los hechos narrados y luego de forma creciente simplemente mintiendo, como se dice, en esta suerte de guerra que nos han impuesto y como suele ocurrir, la primera víctima es la verdad.
En una mirada hacia adelante, ¿qué desafíos encuentran los gobiernos progresistas y las fuerzas de izquierda en esta nueva etapa en la que parece que entra la región?
Muchos de los problemas, yo diría que la mayoría de los retos que tenemos por delante, los que ya hemos avizorado y los que vendrán después, pueden enfrentarse únicamente con la mayor unidad posible de nuestras organizaciones, fuerzas y espacios de articulación política como el Foro de San Pablo, ejemplo para el resto del mundo. Así que esta debería ser la tarea central y permanente.
La unidad ciertamente depende de nuestra voluntad política, pero la existencia de un programa político en nuestras organizaciones se constituye en un excelente vehículo unitario. Ese programa político debe ser la síntesis de nuestros valores, que identifique meridianamente que realidad queremos transformar, que establezca cuales serán esos cambios y con qué instrumento político se impulsaran.
No debe confundirse el programa político con un proyecto electoral. Por definición el primero es de largo plazo, más estratégico en el sentido estricto del término; mediante este podemos convocar a la mayor cantidad de personas y evitar enfrentamientos intestinos por cargos efímeros, convirtiendo nuestra lucha en un esfuerzo realmente colectivo y duradero.
Reitero, no importan las tareas, ni las exigencias ni la agresividad de nuestros adversarios, la unidad y la integración nuestramericana contienen la clave de nuestro triunfo y de nuestro futuro como naciones soberanas e independientes. En este punto insistir que esa integración y que la consolidación de la CELAC en particular, son objetivos estratégicos para la izquierda.
Por último, una mirada a Cuba. ¿Qué balance haces del VII Congreso del PCC? ¿Cómo va a afrontar Cuba tanto la nueva etapa tanto de reformas económicas como de nueva fase de sus relaciones con EEUU?
Lo primero que hay que dejar sentado es que el VII Congreso del Partido ratificó la decisión de continuar construyendo el socialismo en Cuba.
Este socialismo se describe como prospero, sostenible y democrático. Lógicamente fue una continuidad del VI Congreso, al evaluar la implementación de los Lineamientos de la política económica y social del Partido y el Estado. Se reiteró que las misiones fundamentales del Partido serán el desarrollo de la economía nacional, junto a la lucha por la paz, la unidad y la firmeza ideológica.
El conclave revisó y decidió someter a debate público con toda la militancia y otros sectores de las organizaciones sociales, dos documentos que conceptualizan el modelo económico y social y establecen los parámetros para un plan de desarrollo de aquí al 2030.
Aunque ambos materiales son esencialmente políticos, no hay una alusión directa al modelo o sistema político cubano; obviamente es perfectible, pero no nos proponemos modificarlo.
Vale aclarar que mantenemos la convicción sobre la necesidad histórica de un partido único en nuestro país, por solo mencionarte uno de los temas que suelen generar más dudas o polémica en el exterior. Al respecto se pueden decir muchas cosas, solo te recuerdo que esta idea la enarboló y desarrolló José Martí cuando fundó el Partido Revolucionario Cubano a fines del siglo XIX, con el objetivo de unir a todos los compatriotas para desarrollar la “guerra necesaria”, que procuraba no solo independizarnos de España sino de impedir a tiempo que los Estados Unidos se expandieran, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América; estoy parafraseando el concepto martiano que en rigor mantiene absoluta vigencia en tanto la lucha política a la que hoy estamos convocados sigue siendo, como entonces, por garantizar nuestra soberanía y derrotar los nuevos anexionismos que hoy nos quieren imponer y que intentan camuflajearse tras la fachada de nuevas organizaciones políticas que se hacen llamar “oposición leal”, realmente tan contrarrevolucionarias como las tradicionales.
Las relaciones con los Estados Unidos son un proceso largo y complejo; observa que no utilizo la palabra normalización porque, hasta donde conozco, ellos no tienen relaciones normales con nadie. Sin restarle un ápice de importancia y complejidad debe decirse que este asunto como cualquier otra política está subordinada al enunciado con el que abrí la respuesta a esta pregunta, es decir, nuestro objetivo central es continuar construyendo el socialismo en Cuba; obviamente si mediante la normalización o como quieras llamarlo desaparece el bloqueo y tenemos un vecino que actúa con mayor civilidad, las posibilidades de lograr ese objetivo son mayores.
No obstante, lo anterior, debo decirte enfáticamente que nosotros seguiremos nuestra senda socialista, con bloqueo o sin bloqueo y que este debe ser eliminado como preámbulo para hablar realmente de normalización; asimismo deben devolvernos el territorio que ahora ocupan ilegalmente en Guantánamo, la única base militar en el mundo que opera contra la voluntad del gobierno y el pueblo donde está enclavada.
Estamos claros de que los desafíos son enormes y estamos conscientes que muchos esperan de nosotros el éxito en estos empeños. Al respecto quiero cerrar esta entrevista recordando lo que nos decía el compañero Fidel el día que se clausuró el VII Congreso: “A los hermanos de América Latina y el mundo debemos trasmitirles que Cuba vencerá.”
* Entrevista realizada en La Paz para el semanario boliviano La Época

Los escalones de Jorgito

Un joven camagüeyano confesó a JR sus «locuras», desvelos, añoranzas, retos e incomprensiones experimentadas para convertirse en el hombre que
es
Jorgito junto a su mamá, Marta Julia; su papá, Jorge Enrique, y su hermana Amanda Foto: Yahily Hernández Porto

Yahily Hernández Porto
yahily@juventudrebelde.cu
20 de Junio del 2016 21:19:34 CDT
CAMAGÜEY.— Ni las heridas recibidas mientras aprendía a subir la escalera de su casa, ubicada en un tercer piso, en la esquina de calle Cuba y F. Benavides (Candelaria), ni sus limitaciones físicas han amilanado a Jorge Enrique Jerez Belisario, a quien una parálisis cerebral infantil le destinó un desarrollo diferente.
Intranquilo por naturaleza, Jorgito —como se le conoce— confesó a JR sus «locuras», desvelos, añoranzas, retos e incomprensiones experimentadas para convertirse en un «hombre hecho y derecho, con mil razones para seguir desandando los caminos de la vida y vencer sus barreras».
Afirma este joven agramontino de 23 años que su mayor desvelo desde niño fue imaginarse cómo sería su futuro, y ya hoy es recién egresado de Periodismo de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz.
—¿Cuál ha sido para ti el mayor regalo?
—El optimismo con que me criaron, la incondicionalidad de mi familia y la solidaridad de miles de amigos, quienes me ayudaron y alentaron a no detenerme en mi empeño de crecer sin complejos, como el hombre que se vale por sí mismo y es respetado por sus iguales.
—Has referido que desde pequeño hacías travesuras…
—Mientras cursaba la Primaria enfrenté por vez primera mis temores, al no poder jugar béisbol en el equipo de la escuela. Ante esa realidad me propuse ir al terreno, primero con papi todas las tardes, hasta que aprendí a tirar y coger la pelota con la misma mano; llegué a dominar el wine up —gesto que hace el pitcher antes de tirar para home—, de forma muy similar a como lo hacía Jim Abbot, un lanzador manco estadounidense de la década de los 80, quien ejecutó ese movimiento a la perfección.
«Desde ese día no solo fui feliz, sino que empecé a darles dolores de cabeza a los bateadores, quienes creyeron que cogerían “cajita”, pero al ver mi lanzamiento me respetaron.
«Esta experiencia me esclareció cuál sería la clave del éxito para transformar lo imposible en realidad: proponérmelo y no descansar hasta lograrlo».
—¿Entonces no hay quien te saque fácilmente del juego de la vida?
—Esa es mi perspectiva principal. Estoy consciente de mis limitaciones y ante esa realidad me opongo a la desesperanza y la decepción.
—¿Otras «locuras»?
—Mi vida ha sido siempre así, pues hasta para llegar a la puerta de mi casa me costaba mucho esfuerzo. Mi padecimiento me privó del equilibrio que poseen los seres humanos para caminar. Vencer esos 41 escalones, en nueve meses, me hizo ver la vida por metas, desafíos y propósitos. Y al igual que vencí esos escalones, no antes sin cansarme, caerme y herirme, he superado las etapas de mi existencia y las barreras que me ha impuesto la vida.
—¿Una de esas metas fue dibujar?
—Cursaba el octavo grado cuando quise pintar, pero al no tener suficiente control muscular, mi sueño era un imposible más. Desde ese momento inicié, junto al instructor de arte, los ejercicios para mejorar esa condición y en esa “carrera”, que duró todo ese curso escolar; me convertí en un niño que también podía pintar.
—¿Qué dibujaste?
—El rostro del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el cual conservo como un tesoro.
—¿Qué motivos te inspiraron a pintarlo?
—Su amor infinito a todos los niños, su solidaridad indiscutible con los más desfavorecidos y su apego a la justicia plena. Mi relación con el gigante cubano llegó desde que abrí los ojos al nacer, porque fui creciendo y desarrollándome en uno de sus más soñados proyectos, la creación en toda Cuba de escuelas especiales.
—¿Cuáles son los tesoros que más aprecia Jorgito?
—Ser cubano y vivir en Cuba, mi familia, la Revolución y la bandera. Al regresar de Panamá, de la Cumbre de Las Américas, me regalaron una bandera cubana, que simboliza y unifica todos esos tesoros, los cuales hay que apreciar y conservar por encima de nuestra existencia.
—¿Qué barreras te han decepcionado, pero a la vez te han puesto a prueba?
—Hubo quien pensó que no podía estudiar Periodismo, y fue ese el momento en que sentí por primera vez que mi sueño podría quedar trunco por quien era físicamente. Mas demostré que podía seguir hasta el final. El pasado 18 de mayo discutí mi tesis de grado, con la que logré mi título de Licenciado en Periodismo.
—¿Eres feliz?
—Completamente.
—¿Proyectos?
—Superarme profesionalmente, desarrollar un periodismo comprometido con nuestro entorno, nuestro pueblo y el momento histórico que vivimos. También quiero aprender a manejar… Hay que hacer arreglitos especiales dentro del carro, pero papi y yo estamos embullados.
—¿Quién es Jorgito dentro de su hogar?
—Un malcriado por todos en casa, principalmente por mi hermanita, Amanda, quien me mima como si fuera un bebé. He descubierto que tener «limitaciones» también tiene sus beneficios, porque cuando rompí casi una vajilla en solo una tarde fregando la loza, me vedaron ese terreno, por lo que me dedico a buscar los mandados.
—¿Pasatiempos?
—El universo digital en la red de redes, pero también disfruto jugar ajedrez y dominó, tirar de vez en cuando mis pasillitos con el buen son cubano, y aunque me deleito con la trova, soy un romántico empedernido.
—¿Artistas y agrupaciones preferidas?
—Leoni Torres y las agrupaciones Moncada y los Van Van están en mi lista.
—¿Cómo te conceptualizarías a ti mismo?
—Soy un pepillo que está a la moda, porque en mi escaparate encontrarás desde un traje de gala, hasta un pulóver. No soy machista y creo en la equidad de roles entre la mujer y el hombre; tengo la autoestima en el cielo, soy tremendo chivador cuando estoy entre amigos y amigas; me gustan el deporte y los animales; respeto a mis semejantes y mi lucha siempre será por mis iguales.
—¿Amores?
—Inicié una relación linda, la que me ha hecho regalarle un jardín y mis mejores pensamientos, mi familia y Cuba.
—Respetas…
—El mar, porque es imponente, pero a la vez tranquilo, y tiene el don de relajarme.
—¿La amistad para Jorgito?
—Lealtad, respeto, consideración y estar juntos en las buenas y en las malas.
—Detestas…
—A los desagradecidos, a quienes olvidan sus orígenes, a los que se ponen precio y a los traidores.
—Lideraste una lucha y moviste al mundo en torno a ella. ¿Cómo hiciste para penetrar el silencio que envolvía al caso de los Cinco Héroes cubanos?
—Convicción y mucha esperanza.
—¿Los Cinco Héroes para Jorgito?
—Ejemplos y amigos.
Al finalizar la defensa de su tesis de grado, La construcción del discurso periodístico sobre el caso de los Cinco en el sitio web El Nuevo Herald, su mamá, Marta Julia Belisario Hernández, en sentidas palabras leyó una carta de agradecimiento dirigida al líder histórico de la Revolución Cubana.
—¿Cómo nació esa carta que estremeció a muchos en ese acto académico?
—Nació en familia y es el agradecimiento de una familia y muy especialmente de una madre, por el bienestar brindado a su hijo. Sin la obra inmensa que ha liderado Fidel yo no sería el joven, el hombre que soy. Y es que la vida y obra del Comandante en Jefe son un símbolo de esperanza para las personas discapacitadas y para todos los humildes del mundo.

ARGENTINA. En el Día de la Bandera: MACRI HABLÓ PARA POCOS EN ROSARIO MIENTRAS QUE A 300 METROS MANIFESTANTES MALDECÍAN SU POLÍTICA DE AJUSTE NEOLIBERAL, LOS TARIFAZOS Y LA REPRESIÓN (FOTOS)

Resumen Latinoamericano, 20 junio 2016.-
En medio de una protesta contra los tarifazos que fue reprimida por la Gendarmería, Macri encabezó un acto en Rosario, obligó a niños en edad escolar traídos desde todo el país para jurar la bandera que griten”Sí se puede”, el slogan de Cambiemos y disfrutó lanzando globitos al aire.
DYN19, ROSARIO 20/06/16, EL PRESIDENTE MAURICIO MACRI ENCABEZÓ HOY EN ROSARIO EL ACTO POR EL DÍA DE LA BANDERA, DONDE MÁS DE 4000 CHICOS DE ESCUELAS PRIMARIAS DE TODO EL PAÍS, REALIZARON LA PROMESA DE LEALTAD A LA INSIGNIA PATRIA. ACOMPAÑARON AL JEFE DE ESTADO, EL GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE SANTA FE, MIGUEL LIFSCHITZ Y LA INTENDENTE LOCAL, MÓNICA FEIN.FOTO-DYN/PRESIDENCIA.
DYN
unnamed


Suelta de globos y megaoperativo represivo para el Día de la Bandera
/fotos/20160620/notas/macridiabbande.jpg
El presidente Mauricio Macri encabezó en Rosario el acto en homenaje al general Manuel Belgrano al cumplirse 196 años de su muerte. Lo hizo en medio de un megaoperativo que blindó los accesos al Monumento a la Bandera por una protesta de comerciantes rosarinos ante los tarifazos en luz, agua y gas, a la que se sumaron con piquetes distintas organizaciones sociales y la “Multisectorial contra lo tarifazos de Rosario”.
La protesta comenzó esta mañana en Plaza Pringles (ubicada en Córdoba y Presidente Roca) y llegó hasta la esquina de Rioja y Buenos Aires, donde fuerzas federales impidieron el paso de los manifestantes. En los forcejeos resultó herido con un corte en la cabeza el concejal rosarino Eduardo Toniolli, del Frente Para la Victoria.
La agresión fue denunciada por la edil Norma López, quien publicó en su cuenta oficial Twitter una foto del corte en la cabeza del concejal y aseguró que Toniolli fue “herido por la Gendarmeria” cuando marchaban “con la Multisectorial”. López aclaró que, cuando los gendarmes golpearon al concejal, ellos se encontraban entre los manifestantes “en la esquina, pacíficamente”, y que los efectivos “posicionaron el camión hidrante en dirección a la gente”.
En tanto, en un breve discurso, Macri llamó a la ciudadanía a “trabajar juntos” para ir “hacia la pobreza cero” y para “derrotar al narcotráfico que tanto daño le ha hecho a Rosario y a todo el país”. “Destrabamos temas económicos que no nos dejaban crecer, hemos vuelto al mundo para hacer nuestro aporte”, dijo sobre su gestión. “Queremos aprovechar las oportunidades que se nos presentan para crecer y generar trabajo”, agregó.
“Nos falta mucho, pero estamos en el camino correcto. Sabemos que esta vez lo vamos a lograr, dando pequeños pasos todos los días”, planteó. Tras el discurso del mandatario se realizó una suelta de globos, en este caso no amarillos sino celeste y blancos.89caba23-85ec-4dd7-9e39-91549f8d2f4c8c4daf3f-1a9a-4bba-a077-c769b5b83976eeb907cf-3edf-4c06-90df-11ce842c4427efeb65a1-933e-4606-a0aa-37335ff5f248e4624d7f-e025-438b-a6f1-a8a6445d0264d3e45121-6454-42de-bbbb-444ba1a4c1008fa50e56-eecb-4ebc-8a98-c7c85a7ae5e78530a96c-9939-49e5-9191-f32986adcf3209749b41-69fe-49f7-8cd9-e522adc7ef83082c6266-43b8-4bed-a0b7-15c19bfb6cbdc76e9eec-149b-42fd-a0b5-bbe87f8616aa6d88f92a-e26e-4e2d-9fb1-1af84941d28c013f0ee3-eac1-496a-99af-17b91c9b71fe84b6edf7-a70d-4db3-8e15-aad0142610ebeca828fd-f5e7-4afc-b75d-1d67ff4313e745296df1-012b-4dd2-8d01-a4aea240d76eee07458c-9a09-4830-af34-0265ddb737150b482d2d-bc9d-4a99-b58a-17a6e1fc14cb6d84b637-09ab-4171-ac7c-aa3367236ad6586ef6cb-9115-4c7d-97cb-668756318b773abb799a-1fc3-4985-9665-5734209695dc63a34279-4af3-4e83-8fd4-4ad8518df34f90c84a5b-c8f0-49da-8745-0f00a0058fbc86595d80-be10-4974-9ccd-94ff8f0edf6ca5dd94f6-6b54-47d2-8e57-d513a2ce34c20d5faf77-66ec-4a92-908f-cd28e186fe566d0dda69-a0ad-454b-a5cb-398d0653e858de5b6bc4-1f32-4f75-a4f6-d2d7929ccbbee44a7b61-b2aa-4442-850a-6270b7197f91

Argentina: Los trabajadores de prensa de Radio Nacional repudian el retiro de un mural de Rodolfo Walsh

Resumen Latinoamericano/ 22 de Junio 2016.- Reproducimos el comunicado de la Comisión Gremial Interna de LRA1, Radio Nacional en la Capital Federal, repudiando una orden impartida por el Director de la filial de Río Grande, Tierra del Fuego.
“La Comisión Interna del Sindicato de Prensa de Radio Nacional Buenos Aires repudia la actitud del director de Radio Nacional Río Grande-Tierra del Fuego, Jorge Canals, quien ordenó retirar un mural de Rodolfo Walsh, alegando que el entrañable compañero “jamás hizo radio”, actitud que fue valientemente denunciada por Yolanda Dips, secretaria general del Sindicato de Prensa local.
Más allá de evitar en una polémica absurda sobre si Walsh hizo radio o no, vale recordar que como nadie, supo marcar a fuego a los comunicadores serviles a los intereses de las clases dominantes que “ han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan héroes y mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia parece así como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas”.
Nos avergüenza como periodistas que alguien capaz de este manifiesto odio de clase pueda estar al frente de una emisora pública.
No olvidamos. No a perdonamos los genocidas y aquellos que quieran borrar de la memoria colectiva el recuerdo de nuestros caídos.
Los trabajadores del SiPreBA (Sindicato de Prensa de Buenos Aires) tenemos historia: ella se nutre esta lucha cotidiana en la defensa de nuestros intereses de clase.
Como Walsh somos orgullosos trabajadores de la palabra que pelean por la dignidad negada.
Nos asumimos como parte de la historia colectiva de lucha por la justicia social y una patria sin excluidos.
El mismo sueño que le costó la vida al compañero Rodolfo Walsh”.

Argentina. El ghetto de los niños enfermos

Por Silvana Melo/ Resumen Latinoamericano/APe / 21 de Junio de 2016.- .- El barrio de niños enfermos que Córdoba urdió bajo el nombre Héroes de Malvinas es una fotografía determinante de la segregación moderna. Más de 30 familias almacenadas en un arrabal donde sus chicos se esconden de la mirada de la normalidad social pero a la vez no tienen acceso cercano a un centro de salud. Sus chicos no se ven pero además viven en casas no adaptadas, andan en sus sillas por calles sin rampas y esperan hasta la muerte una ambulancia que tarda tres horas en llegar a un corazón quebrado. La lógica de segregación de aquello que incomoda ha evolucionado en sutileza y tecnología en consonancia con la progresión cultural del hombre. Del manicomio al guetto: del encierro edificado al barrio como aislamiento con perfiles de ciudad. Del panóptico de Bentham al gran hermano de Orwell: de la cárcel convencional con un ojo que todo lo ve a la lógica vigilante en el crudo negocio de las cámaras de Montoto y el control social de Deleuze.
El barrio se extiende hasta el límite y casi se cae de la capital cordobesa. Pensado para “relocalizar” a gente de Villa El Tropezón, la mayor parte no aceptó la mudanza. Y las casas quedaron vacías. Entonces se decidió aprovechar esa lejanía estratégica para acopiar padecimientos que disgustan el normal funcionamiento social: Santiago, 11 años, con piel de cristal, Tomás, con marcas en la piel y huérfano de un padre que lo rescató de un incendio que finalmente lo devoró, Briana, en estado vegetativo después de un “error” en el Hospital de Niños, Marianita, que sobrevivió a un accidente ferroviario pero perdió una pierna, Dylan, que cayó de la bicicleta y quedó con cuadriparesia espástica, Sheyla y Yamila, dos mellizas con graves problemas pulmonares, Zaira, de seis años, con un corazón envejecido, José, que recibió un balazo mientras jugaba a la pelota en un potrero. Y veinte más, a los que Ary Garbovetzky visitó profusamente para el excelente informe publicado en el diario Día a Día.
JD_door, 04/04/2011, 15:53, 8C, 2882x7424 (1936+247), 100%, incameraA, 1/20 s, R46.7, G50.2, B86.4
Las 30 familias (que coinciden en espacio geográfico también con algunos veteranos de Malvinas y mujeres víctimas de violencia de género) no comparten entre sí más que el martirio de sus niños. Y la fiesta de obstáculos para la sobrevida cotidiana y para la propia subsistencia que los arquitectos de esta suerte de guetto moderno estructuraron. Un hospital a cuatro kilómetros sin pediatras de guardia. No hay unidades de atención primaria ni consultorios ni una posta sanitaria. Las ambulancias se pierden en un barrio tan invisible que “no figura en los GPS ni aparece en Google Maps”. Será que a nadie le interesa asistir al suburbio de los niños en silla. O con la piel de escamas. El psicólogo comunitario Sebastián Bertucelli, citado por Ary Garbovetzky, sostiene una mirada certera: “parece un caso de erradicación de personas con problemas de enfermedades crónicas para ponerlas en un lugar alejado. De nuestra vista, pero también de sus redes familiares o sociales”.
La pobreza, la enfermedad cronificada, la vejez y la infancia improductivas, la negritud originaria, norteña, conurbana y periférica, engordan la bolsa social de excedentes. Un container clavado en las ochavas de las sociedades para depositar prolijamente aquello que no encaja.
Acaso el barrio Héroes de Malvinas, en la punta de Córdoba, sea un avance en modelos infraestructurales como el sobreviviente leprosario de General Rodríguez, donde siguen viviendo aquellos que ya están curados desde hace más de 40 años. Pero parecen haber asumido esa calidad de desecho social con que les marcaron la piel.
En esa lógica se alimentan, tal vez, las tres horas que tardó en llegar la ambulancia que llamó la mamá de Rodrigo. En días de enero en que no había agua ni luz. Silvia vio a su hijo descompensarse y morir despacito en sus brazos, sin que el mundo se alterara. Diez de sus once años vivió con parálisis cerebral.
El psicoanalista Gustavo Bertan asegura que “siempre hay resistencia cuando hablamos de las locuras, cuando hablamos de alguien diferente. Occidente siempre ha tratado muy mal lo que es diferente. El diferente puede ser un sicótico (pero también) hoy puede ser un árabe”. O un niño con parálisis cerebral.
aaaaaaaadarby2
Tomy Bello fue trasplantado en Estados Unidos, perdió la vista en una de las operaciones y su silla no pasa por las puertas de la casa que le cedió el estado en el barrio Héroes. Carola no puede hacer nada sin la ayuda de su madre. Hace años se pidió para ella una silla de ruedas. Que sólo llegó cuando murió Rodrigo. No es lo que ella necesita, pero no hay otra cosa. Y sólo gracias a la muerte de un par, de un compañero de cárcel a cielo abierto.
Nehemías (Naum para su papá) murió en mayo, luego de una infección. Padecía fibrosis quística. Se le contaminó un catéter y murió por la infección. El padre le había construido una cajita de cristal en una casa que era absolutamente hostil para él. Cortó rutas, pidió, exigió. Ahora, ya sin Naum, le dice a Día a Día: “¿Y si fui yo que por llevarlo al control de todos los martes en moto le metí ese bicho en el catéter? ¿Y si fueron ellos que me obligaron a cruzar toda la ciudad, en moto, porque no hay donde atenderlo acá?”. Los que quedan fuera siempre son culpables. Por destino, por origen, por quedar afuera, no más. La impiedad sistémica les cuelga el sambenito para que nadie olvide.
Dice Deleuze: “Es cierto que el capitalismo ha guardado como constante la extrema miseria de tres cuartas partes de la humanidad: demasiado pobres para la deuda, demasiado numerosos para el encierro; el control no sólo tendrá que enfrentarse con la disipación de las fronteras, sino también con las explosiones de villas miserias y guetos”.
Los niños quebradizos del barrio Héroes de Malvinas son rehenes del control social. De la lógica de un vertedero donde se depositan, día a día, los desechos sistémicos. Allí se liberan los ghettos, los manicomios, las cárceles llenas de jóvenes y pobres, las villas y los asentamientos, las casas con niños que se rompen como cristales. De allí saldrán un día, tal vez, las astillas para hacer lo nuevo. Pero para eso, decía Alberto Morlachetti, se necesita un pueblo milagro: crisálida que abre sus alas en la mariposa de los tiempos para el sueño de la vida.
Imágenes: Jonathan Darby