miércoles, 28 de junio de 2017

El juicio más largo y amañado en Estados Unidos ( Audio) | Razones de Cuba

Lea más de: 

Por Angélica Paredes López
El 8 de junio de 2001, cinco luchadores cubanos contra el terrorismo recibieron en Estados Unidos un injusto veredicto de culpabilidad, tras un amañado y largo juicio en Miami, la ciudad donde nunca debieron ser juzgados.


Millones de personas, en Cuba y en Estados Unidos, le debemos la vida al altruismo y al coraje de los Cinco cubanos. Sin embargo, en Miami, el juicio más largo de la historia estadounidense concluyó con el más rápido veredicto.

martes, 27 de junio de 2017

Argentina. “A Darío lo mantiene vivo la militancia y toda esa gente que no lo olvida”

Por Mariano Pacheco, Revista Zoom, Resumen Latinoamericano/ 26 de junio 2017 .-
A 15 años de la Masacre de Avellaneda, entrevista a Alberto, el papá de Darío Santillán: la lucha de los familiares, las responsabilidades políticas y el legado más allá de las idealizaciones.
Desde que con sus muletas se puso al frente de aquella inmensa movilización que el 3 de julio de 2002 partió desde Puente Pueyrredón, bajó la lluvia, hacia Plaza de Mayo para repudiar la represión, a hoy, Alberto Santillán no ha cambiado ni de trabajo, ni la forma en que se peina o se recorta la barba, ni siquiera su manera de vestirse, pero sí su modo de hablar, que suele ser sereno, pausado y reflexivo en el “mano a mano”, y enérgico. cuando no encendido. Al momento de hablar frente a muchas personas. En este caso, a días de conmemorarse el decimoquinto aniversario del asesinato de su hijo Darío, Alberto se reúne con este cronista en un bar del barrio porteño de Monserrat, cerca de su casa y no tan lejos de donde trabaja desde hace décadas: el hospital Argerich.

Enfermero de oficio, como la madre de Darío (Mercedes, fallecida en el año 2000), Alberto recuerda que de chico Darío les había pedido permiso para hacer un curso de primeros auxilios. Y que nunca pudo dejar de pensar en eso una vez que vio la foto de su hijo, en el hall de la estación de trenes de Avellaneda, tomándole el pulso a Maximiliano Kosteki, el otro joven de barba ya entonces herido de muerte aquel 26 de junio de 2002. Ese día, un operativo conjunto de la Policía Bonaerense, la Prefectura, la Policía Federal y la Gendarmería avanzó sobre una columna de integrantes de movimientos de trabajadores desocupados que intentaron cortar el Puente Pueyrredón, en coordinación con otros puntos de protesta, en una jornada en la que se reunían prácticamente todos los movimientos sociales que entonces reclamaban un cambio en las políticas de ajuste y represión llevadas adelante por el presidente interino Eduardo Duhalde. La represión se cobró la vida de los dos jóvenes militantes, pero también dejó el saldo de 33 personas heridas con balas de plomo, disparadas por las fuerzas de seguridad en un operativo policial que incluyó también un operativo político de declaraciones de altos funcionarios nacionales y de la provincia de Buenos Aires hablando de una “interna piquetera” a partir de la cual se había desatado la violencia, e incluso un papel activo de medios hegemónicos de comunicación, que intentaron desdibujar las evidencias de las responsabilidades estatales, como fue el caso del diario Clarín, que tituló su edición del 27 de junio con el lema de “La crisis causó dos nuevas muertes”.

Desde entonces, un juicio que culminó en la condena a cadena perpetua de un comisario general de la Policía Bonaerense y su chofer; el cambio oficial del nombre de la estación de trenes donde ocurrieron los hechos y una pelea incansable de los familiares, amigos y compañeras de militancia de Kosteki y Santillán por denunciar la impunidad y obtener justicia por aquellos trágicos sucesos recordados bajo el nombre de “Masacre de Avellaneda”.

La lucha por justicia y contra la impunidad
Foto: Georgina García | Zoom
Desde el mismo día en que tuvo que reconocer el cadáver de su hijo, Alberto Santillán se puso al frente de la lucha por llevar a la cárcel a los asesinos de Darío y Maximiliano. Junto con Leo (uno de los tres hermanos de Darío) y en su momento con Mabel (mamá de Maxi, fallecida en septiembre de 2003, quien de hecho había iniciado la causa judicial ese mismo año), encabezaron una pelea que no sólo los vinculó de otro modo con la historia (breve pero intensa) de sus familiares asesinados, sino que los transformó a ellos mismos.

¿Cuáles son las luces y sombras de toda esta lucha por justicia y contra la impunidad que han emprendido como familiares?
Siempre sostengo que las condenas a Franchiotti y Acosta se han conseguido no tanto por la acción del juez o de la fiscalía, sino por la tremenda presión que hemos realizado los familiares, la militancia y una parte importante de la sociedad que se manifestó entonces frente a los tribunales de Lomas de Zamora. Porque más allá del inmenso trabajo realizado por los abogados, fue esa presión en los cortes de calles y otras acciones de protesta la que conquistó estas condenas a cadena perpetua, por primera vez, a un comisario general que reprimió una manifestación provocando dos muertes. Y creo que todo este trabajo que hemos realizado entre los abogados, los familiares, los amigos, la militancia de los movimientos valió la pena, porque sienta un precedente. Aunque claro, del lado político tanto como del judicial se ha pretendido que esto quede como un mero hecho policial, cuando ha quedado más que demostrado que fue también y sobre todo un hecho político. Hace poco Aníbal Fernández, fiel a su estilo de que se le va la lengua, dijo, cuando reprimieron a los maestros, que sin una orden clara del Estado la policía no reprime. Y bueno, él fue el que salió a dar la cara en nombre del gobierno de Duhalde cuando mataron a Darío y a Maxi, así que el pez por la boca muere. Haciendo un poquito de memoria, recordemos que no solo mataron aquel día a mi hijo y a Maxi, sino que también hirieron con bala de plomo a otros 33 manifestantes, con todo el daño no solo físico sino psíquico que eso implica. Y Fanchiotti, si bien pertenecía a la “maldita policía”, era un comisario de carrera. Por eso siempre hemos denunciado que hubo una complicidad entre la policía, el poder político y el judicial. Apenas mataron a los chicos, todo el entorno de Duhalde y de Felipe Solá salió a decir que las muertes habían sido producto de una interna entre piqueteros, que se mataron entre ellos, que había armas entre los manifestantes. Así que yo siempre insisto en que hubo una clara responsabilidad del Estado. Y hemos insistido en plantear los crímenes de la Masacre de Avellaneda como “delitos de lesa humanidad”, pero este reclamo no tuvo eco, porque los jueces y fiscales nos han dicho que los crímenes de lesa humanidad pertenecen al momento del terrorismo de Estado. Otra cuestión respecto de la lucha por justicia es la del paso del tiempo, porque las causas prescriben. Yo hace unos días fui al juzgado y el juez Ariel Lijo, que lleva la causa, no estaba, pero al otro día me mandó a decir por su secretaria que mientras él fuera el juez no iba a permitir que la causa prescribiera.
“Las condenas a Franchiotti y Acosta se han conseguido no tanto por la acción del juez o de la fiscalía, sino por la tremenda presión que hemos realizado los familiares, la militancia y una parte importante de la sociedad”
¿Y qué pasó respecto del planteo que han hecho durante años sobre la necesidad de avanzar en un juicio contra las responsabilidades políticas de la Masacre de Avellaneda?
Bueno, ahí la justicia ha dejado mucho que desear. Recordemos que en 2010 archivaron la causa. En ese momento el fiscal Miguel Osorio y el juez Lijo consideraron que no había elementos suficientes para apuntar o demostrar la responsabilidad de los funcionarios del Estado Nacional y Provincial que nosotros señalábamos como involucrados en los crímenes, empezando por el entonces presidente Duhalde. Así que después de cuatro largos años de lucha logramos desarchivar la causa. En el medio yo cambié de abogado. Y el hecho de haber estado desde entonces con la APDH de La Matanza y con la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, considero, nos ha ayudado a abrir muchas puertas. Pero nada fue fácil. Una vez que logramos desarchivar la causa, después nos cambiaron tres veces de fiscal en unos pocos meses. Y nos decían que no podían avanzar porque no iban a ser ellos los que siguieran con la causa. Así que, como te decía hace un rato, si no hubiese sido por el trabajo de los abogados, de los familiares y la colaboración de la militancia, todo hubiese quedado estancado. Y hemos avanzado en presentar siete testimoniales. Pero la actual fiscal, Paloma Ochoa, dijo que ninguno servía, porque eran más de lo mismo de lo que ya se había dicho y que ella necesitaba que le dieran nombres y apellidos. Así que fuimos y hablamos con el entonces intendente de Avellaneda, Oscar Laborde, que después fue y declaró. Y dijo claramente las apretadas que había recibido de parte de Juan José Álvarez y del jefe de Gendarmería, pero no pasó nada. También había otro comisario, del cual ahora no recuerdo el nombre, que decía que no se acordaba de nada, pero al final después de varias preguntas punzantes de los abogados de la Procuvín sí se acordaba. Así que tengo que reconocer que, si bien yo tengo mis diferencias con Alejandra Gils Carbó, el hecho de que ella haya puesto a estos abogados de la Procuvín a trabajar con la fiscalía, por orden directa de ella como Procuradora General de la Nación, fue un gran aporte.

Foto: Georgina García | Zoom
Respecto de las conquistas de este proceso de lucha emprendido, también cabe destacar el hecho de que se haya cambiado el nombre de la estación Avellaneda, tal como hemos narrado alguna vez en revista Zoom. ¿Qué sentís al pasar por ahí en tren y escuchar por los autoparlantes que anuncian el arribo a la estación Maximiliano Kosteki y Darío Santillán?
En esta búsqueda de justicia de la que hablábamos uno siempre suele mirar hacia lo que falta: meter presos a los autores intelectuales de la masacre. Pero en ese camino a veces uno se olvida de los logros que hemos conseguido: que se haya desarchivado la causa; que haya quedado firme la condena a Franccioti y Acosta, cuestiones no menores, como esta otra del cambio de nombre de la estación, que es un logro muy grande de toda la militancia, un logro que ya es historia. Porque este fenómeno va a ser un tema de estudio: cómo cambió el nombre de una estación que llevaba el nombre de un genocida al de dos luchadores sociales. Y ahí se va a saber quiénes fueron Darío Maxi, cuáles eran sus sueños, sus peleas, y quienes fueron sus asesinos. De ahí la importancia de la condena social, que con el paso de los años logró instalarse respecto de Duhalde, pero también hay que enfocarse en Solá, que parece que ahora no tuvo nada que ver, y él sin embargo era gobernador de la provincia de Buenos Aires. Pero todo se compensa de algún modo al escuchar el anuncio de la llegada a la estación, incluso a más de uno se les planta un lagrimón. Porque nos recuerda dónde y cómo murieron Darío y Maxi, pero sobre todo, como vivieron.
“Como papá yo a mi hijo lo recuerdo todos los días, lo sueño muchas noches”
Multiplicar su ejemplo, continuar su lucha
Si bien entiendo que Darío debe estar presente cada día en tu vida, supongo que con las actividades previas al 26 de junio, todos los homenajes y conmemoraciones que se realizan, Darío está de alguna manera aún más presente. ¿Qué rescatás de él en días como estos?

Creo que no soy yo principalmente quien mantiene vivo el recuerdo de Darío, sino la militancia y toda esa gente que no los deja caer en el olvido. Como papá yo a mi hijo lo recuerdo todos los días, lo sueño muchas noches. Y si bien uno sabe que está muerto, es como si estuviera ahí, vivo. Y creo que vivo sigue en sus hermanos, en sus compañeros, en quienes como vos fueron sus amigos, lo conocieron en la intimidad. Y para mí vive también en cada banderita que veo con su rostro, y no solo en el Gran Buenos Aires sino también en otros lugares del país, en los sitios más humildes, en donde yo veo la cara de satisfacción de la gente cuando me ven llegar, ver que ahí está el papá de Darío con ellos, eso a mí me da también mucho orgullo. Y ahí veo que Darío no estaba equivocado y que se encontraba en un camino en el que todos deberíamos estar. Porque él estuvo codo a codo con los que menos tienen. Con ellos se cagó de hambre, se cagó de frío en invierno y se cagó de calor en verano. Y claro, Darío aparece idealizado, pero como todos era un ser humano y tenía sus cosas también, sus errores, sus berrinches. Pero evidentemente, en su corta pero intensa vida marcó un camino. Él se consideraba parte de la sangre de los caídos en otras luchas, y hoy 15 años después de su asesinato veo cómo otros jóvenes recogen su ejemplo, sus sueños, sus ideales. Su impronta la veo en su último acto, llevando a cabo eso que él tomaba del Che y que siempre decía: tomar como propia la injusticia ajena. Y por eso volvió a la estación. Y de no haber vuelto se hubiese sentido seguramente traicionado por él mismo. Porque todos sabemos que en las situaciones límites, por instinto natural, uno quiere preservar su vida, pero Darío aprendió a vencer el miedo, algo que aprendió en las jornadas de diciembre de 2001. Una vez me contó que ese día un compañero se le acercó y le comentó que tenía miedo. Y él le respondió que todos tenían miedo, pero juntos lo tenían que vencer. Y por eso él, como tantos otros, se quedó: venció su miedo y tiró piedras y enfrentó la represión. Y esto me recuerda qué parecidos son tantos otros luchadores sociales: Mariano Ferreyra o el Pocho Leprati, o tantos otros caídos. Los ves y tienen todos la misma pinta: flacos, barbudos, de una madera muy especial. Una madera que no es para cualquiera. Como el Pocho, levantando la mano y diciendo: “Hijos de puta, no disparen, acá hay pibes comiendo”. Y Darío, levantando la mano y también diciendo: “no disparen, que acá hay un pibe que se está muriendo”. Tanto amor por el prójimo, al punto de entregar su vida para ser fieles a lo que siempre dijeron. Y sí, siempre está el deseo de que vuelva, de que aparezca y venga a darme esos abrazos que me daba, desde el alma. Pero no es la primera vez que lo digo: mientras él se estaba desangrando en la estación, estaba pariendo miles y miles de hijos, con una semilla de conciencia distinta, que hoy se ve en el compromiso totalmente jugado de los jóvenes, los solidarios, los que se embarran las patas y generan conciencia de por qué nos pasa lo que nos pasa. Yo lo extraño. Se cumplen 15 años y yo qué más quisiera que hacer el duelo y que los responsables políticos de los asesinatos estén en donde tienen que estar: en la cárcel; y no como están ahora, amparados por el gobierno de turno, y los jueces y todo este aparato de los medios que le dan lugar para que se presenten nuevamente como candidatos. Pero bueno, también a 15 años están todos esos jóvenes que leen su biografía, que ven sus videos y retoman sus palabras, como las del video ese en donde sale hablando en el corte de la autopista, y ya nombra a Macri como parte de esas mafias de empresarios, y ahora lo tenemos como presidente. Así que nada, qué te puedo decir: tengo el enorme honor de ser su papá. Y no tengo su abrazo, pero tengo las palabras de esa gente que viene y me dice: “Gracias. Gracias por el hijo que tuvo”. O que vienen y me abrazan. Y en esos abrazos encuentro mucho más que si viniesen y me dijeran mil palabras.

Argentina: Una multitud homenajeó a Darío y Maxi, a 15 años de su asesinato en el Puente Pueyrredón

ResumenLatinoamericano, 26 junio 2017
Dos días de tremenda emoción y ratificación de la memoria activa es el resultado de la conmemoración de los 15 años en que una jauría policial a cargo del ex-comisario Franciotti y el ex cabo Acosta asesinaron a sangre fría a Maximiliano Kosteki y a su compañero Darío Santillán en el puente Pueyrredón.
Miles y miles de luchadores populares se dieron cita el domingo y el lunes para realizar, primero una vigilia en los alrededores de la estación Darío y Maxi y luego ocupar el Puente Pueyrredón, y celebrar un acto multitudinario de homenaje. Estas son las imágenes de tan importante acontecimiento popular.


fotos Resumen Latinoamericano. María Torrellas, Gladys Quiroga, Sebastian Polischuk

lunes, 26 de junio de 2017

Hija de Fulgencio Batista desahuciada en la Florida

26 junio 2017

Carmela Batista con su hija Ana Batista viven en el parque Stranahan, frente a la biblioteca pública de Fort Lauderdale. Foto: The Miami Herald

Entre las decenas de personas sin hogar que viven en el Stranahan Park en el centro de Fort Lauderdale se encuentra la octogenaria Fermina Lázara Carmela de las Mercedes Batista Estévez, hija del ex gobernante cubano Fulgencio Batista, derrocado por Fidel Castro en 1959.(1)
Un reportaje del canal 10 de la TV de Fort Lauderdale, descubrió a Carmela que cumplirá 82 años en julio próximo, junto a su hija adoptiva Ana, un gato y sus maletas y bolsas en el nuevo “hogar” a la intemperie. Lleva consigo entre sus pertenencias además, un libro de fotos que incluye una junto a su padre que en la parte de atrás dice: “besos”.
Carmela ha quedado en la calle tras perder con el tiempo su millonaria herencia y propiedades.
Fulgencio Batista tuvo nueve hijos, ocho en sus dos matrimonios.Tres en el primero de ellos con Elisa Godínez (1900-1993): Mirtha Caridad (1927-2010), Elisa Aleida (1933) y Fulgencio Rubén Batista (1933-2007). Con Marta Fernández Miranda (1923-2006) nacieron otros cinco: Jorge Luis (1942), Roberto Francisco (1947), Carlos Manuel (1950-1969), José Fulgencio (1953) y Marta María (1957).
Carmela nació en 1935 del romance extramatrimonial de Batista con su madre Marina Estévez.
Carmela y Batista.
En la entrevista contó que a pesar de que no formó parte de la entonces Primera Familia, Batista la visitaba con regularidad y siempre se ocupó de su manutención.
En un arqueo a las llamadas “bóvedas de Batista”, llevado a cabo por el Ministerio de Recuperación de Bienes Malversados creado por Castro en enero de 1959, se ocupó un testamento ológrafo del ex dictador en que se nombran entre los beneficiarios directos, en caso de su fallecimiento, a sus hijos Fulgencio, Rubén y Jorge Luis, y a su hija extramatrimonial, Carmela, que en ese entonces tenía 23 años.
“Es una larga historia. Siempre he dicho que tengo una vida perfecta. Es por eso que estar aquí, ahora, es como un shock “ respondió al ser entrevistada en el parque donde duerme cada noche.
Luego que Fulgencio Batista abandonó Cuba abruptamente en la madrugada del 1 de enero de 1959 junto a su familia y varias decenas de millones de dólares, voló a un hotel en Nueva York con un tío y un sobrino.
Carmela cuenta que cuando su padre le preguntó dónde ella quería vivir, le dijo que en Fort Lauderdale. Sin preocupaciones financieras, se dedicó a dar clases de piano y a ejercer como secretaria en una oficina médica.
Cuando su padre murió en 1973 todos sus hijos fueron convocados a NuevaYork para la lectura del testamento y Carmela confirmó que a ella le tocó más de un millón de dólares, sin revelar el monto exacto.
Compró una casa en el exclusivo barrio de Coral Ridge y un apartamento en Galt Ocean Mile y tuvo un breve matrimonio y como siempre quiso tener hijos a los 53 años adoptó a Ana recién nacida, a la que luego enviaría a las mejores escuelas privadas.
La casa que Carmela compró con la herencia que le dejó Batista.


“Perdí mi dinero con el mercado de valores y tal vez tenía demasiado mano abierta,” dijo Carmela, quien aseguró haber sido siempre muy generosa con los pobres.
Acumuló 17.000 dólares en gastos de tarjetas de créditos que no pudo pagar y fue llevada a juicio. Hipotecó la casa y tampoco consiguió concretar el pago contraído. Igual le sucedió con la factura del agua. En una ejecución hipotecaria perdió su casa que fue vendida el pasado año en 830,000 dólares.
Por dos años Carmela, su hija y el gato, han estado sin hogar viviendo en vehículos sin uso, ocasionalmente en moteles cuando tienen algún dinero y por meses en los bancos de las paradas de ómnibus a lo largo de Oakland Park Boulevard, antes de instalarse en Stranahan Park.
Carmela y su hija.
Carmela y su hija.
Ahora duermen ante la puerta techada de la Biblioteca del Condado de Broward. “A veces lloro, es difícil. Es muy duro”, cuenta.
Ana dijo que le han prometido un trabajo en Orlando, que Carmela llama “el lugar de Mickey Mouse”, a partir del 8 de julio, pero no tienen dinero para llegar hasta allí.
“Es como si Dios me quiere enseñar algo,” dijo Carmela. “La próxima vez no va a suceder. Es una lección dura, pero se aprende” opinó la hija del ex gobernante Fulgencia Batista al canal 10 de Fort Lauderdale.
Nota de la Redacción:
(1) Fulgencio Batista fue gobernante de facto. Dirigió un Golpe Militar el 10 de marzo de 1952 y se erigió en dictador durante 7 años. En ese periodo se cometieron miles de crímenes en el país y el país fue entregado al capital y la mafia estadounidense. Huyó de Cuba en la madrugada del 1 de enero de 1959 ante el inevitable triunfo de la Revolución encabezada por Fidel Castro.


Cubadebate Hija de Fulgencio Batista desahuciada en la Florida

Bolivia: Evo Morales brilló por todo lo alto en la Conferencia Mundial de los Pueblos (Por Carlos Aznárez)

 ResumenLatinoamericano, 24 junio 2017
Con una declaración final en la que se ensalza “el establecimiento de las relaciones de complementariedad, equidad y solidaridad entre las personas y pueblos; el reconocimiento y universalización del acceso a los servicios básicos como derechos fundamentales, se rechaza la criminalización de la migración, se impulsa el vivir bien en los lugares de origen de las personas migrantes, se aboga por un mundo sin muros y por la ciudadanía universal, culminó en Cochabamba la Conferencia Mundial de los Pueblos.
En un marco reflexivo y a la vez dispuesto a dar expresiones de combate anticapitalista y antiimperialista, se encontraron en la Universidad del Valle, en Tiquipaya, más de cuatro mil delegados pertenecientes al campesinado cocalero cochabambino, a los mineros de las distintas regiones de Bolivia, las mujeres de la organización Bartolina Sisa, los estudiantes y decenas de organizaciones sociales dispuestas a condenar todos los muros impuestos por la agresiva política occidental contra los pueblos. Desde los muros físicos del racismo y la xenofobia, que genera una actitud discriminatoria contra “el diferente” hasta los muros ideológicos que reivindican supremacías inexistentes y condenan a la exclusión a los más humildes.
Allí también se dieron cita, delegaciones de movimientos populares latinoamericanos y algunas personalidades internacionales ligadas a temas de migración.
Es precisamente en este tipo de escenario que brilla con fuerza una personalidad como la del presidente Evo Morales. Más allá del acompañamiento popular masivo, por todo lo positivo que su gobierno está generando día a día para los más golpeados por las crisis capitalista,Evo encarna los postulados ineludibles del “vivir bien” que tanto predican los pueblos originarios. Esa cosmogonía que alienta la defensa de la Madre Tierra, arrasada por las políticas extractivistas de las multinacionales, pero también la protección de las mujeres y hombres que la habitan. Todos estos principios fundacionales de una nueva Abya Yala sin explotadores ni explotados, sin contaminadores ni contaminados, donde los habitantes compartan lazos de solidaridad y lo comunitario prive sobre lo individual estuvo presente en las palabras de uno de los pocos mandatarios que siguen estando a la altura de las enseñanzas y la práctica de Fidel y Hugo Chávez.
“Los muros entre pueblos son un atentado a la humanidad; no protegen, enfrentan; no unen, dividen, van en contra de la historia; mutilan la ciencia y el conocimiento; encienden el odio a la diferencia; ahogan la libertad”, dijo Evo. Se refería sin ninguna duda a quienes abogan por ese recurso para dividir a los pueblos; desde los sionistas israelíes frente al pueblo palestino, la monarquía corrupta de Marruecos que invade el territorio saharaui, el muro de la infamia levantado frente a Africa por el franquista reino español actual y por sus cómplices “socialistas” en el pasado, hasta esa estructura de cemento que ahora busca generar Donald Trump para frenar a la migración mexicana y del resto de Centroamérica. La respuesta frente a esas palabras que sonaron como un latigazo, fueron cientos de banderas de todos los colores (encabezadas por la wilphala) levantadas por manos humildes, en claro reconocimiento de que a través de ese verbo se le estaba contestando sin pelos en la lengua a los aniquiladores de la humanidad.
En una clara referencia al lenguaje de la muerte que esgrimen los colonizadores de ayer y los guerreristas del presente, Morales puso claridad sobre la relación entre unos y otros: “En América la invasión, la colonización nos ha impuesto fronteras, estratos sociales con ciudadanos de primera y de segunda; en el mundo nos han impuesto oligarquías, monarquías, jerarquías y hasta anarquías financieras, nos han desintegrado, nos ha dividido, nos han descuartizado, sin embargo, la cultura de la unidad, de la integración, de la vida, ha resistido durante siglos”. Evo sabe mejor que nadie que el mal viene de los imperios, de los poderosos, de los potentados que concentran abusivamente la riqueza arrebatando tierra a los indígenas, apropiándose de los minerales de los africanos, robando petróleo de los árabes, expropiando empresas públicas de los latinos, y por ello, con una sensibilidad que no tienen quienes se reúnen cada tanto en cumbres lujosas y nada eficientes, convocó a la unidad de los pueblos para construir ese otro mundo posible al que los bolivianos y bolivianas se aproximan día a día.
Además, como viene ocurriendo en todos los encuentros pueblo a pueblo, Evo interpretó la necesidad de reafirmar el claro sentido de la solidaridad internacionalista que practica el Estado Plurinacional de Bolivia con sus hermanos agredidos por el imperio. Por eso, salió a jugar fuerte en defensa de Venezuela Bolivariana pero también de Cuba socialista, señalando que las provocaciones del presidente Trump no intimidan sino que más bien alimentan el espíritu antiimperialista de los movimientos sociales del mundo.
Escuchar a Evo y sus verdades dichas en lenguaje sencillo y creíble, y luego alimentarse de las experiencias de construcción de poder popular manifestadas por campesinos y campesinas de Bolivia, a los que la Revolución ha empoderado entregándole todas las herramientas para seguir creciendo y autodefenderse de sus enemigos de clase, genera la convicción de que cuando hay voluntad política y un contacto directo con las bases de su pueblo, los procesos pueden enfrentar hasta las contingencias más difíciles.

En territorio boliviano se respira tranquilidad y la sabiduría ancestral del mundo indígena, pero lo que más impacta es la hermandad de sus habitantes con otros parecidos llegados desde distintos países, y dispuestos a unificar las luchas que aún quedan para vencer al imperialismo y avanzar hacia el socialismo. Allí, estas dos últimas definiciones no se aparecen como utopías lejanas sino como el resultado de una construcción permanente donde el voluntarismo se supera en base a una ideología férrea y llena de contenido milenario.

domingo, 25 de junio de 2017

Revelan a militar venezolano que coopera con agencia de EE.UU.


En un documento el exministro para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, es señalado como colaborador de una agencia norteamericana. | Foto: AVN
 25 junio 2017
“Andan tocando militares… hay uno de ellos que trabaja para la CIA, tengo las pruebas desde hace mucho tiempo por eso lo eché del Gobierno”, declaró el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.
El mayor general venezolano Miguel Rodríguez Torres colabora con una agencia de Estados Unidos (EE.UU.), reveló este sábado el diario local Últimas Noticias a través de un documento del país norteamericano.
En el documento se apunta a Rodríguez Torres, exministro para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, como proveedor de información dirigida al arresto de importantes miembros del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y líderes militares.
Además, retiene el 40 por ciento de sus propiedades y dinero en cuentas bancarias en Estados Unidos, a nombre de Zuleima Medina Rodríguez.
Más temprano, el  presidente venezolano Nicolás Maduro denunció  que “andan tocando militares… hay uno de ellos que trabaja para la CIA (Agencia Central de Inteligencia), tengo las pruebas desde hace mucho tiempo por eso lo eché del Gobierno. Y él habla en Washington, tengo las pruebas también”.
Durante el acto conmemorativo por el Día del Ejército Nacional Bolivariano y los 196 años de la Batalla de Carabobo, informó que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) lograron neutralizar la agenda golpista impulsada por sectores extremistas de la derecha venezolana para justificar una intervención extranjera por parte del Gobierno de EE.UU.

Mientras tanto, Rodríguez Torres aseveró por medio de su cuenta en Twitter que la prueba revelada por el diario caraqueño es un “montaje”.

Resumen Latinoamericano TV: Argentina: A quince años de la masacre de Avellaneda






RESUMEN LATINOAMERICANO

Argentina: Sigue la impunidad, a 15 años de ocurrida la masacre de Avellaneda /Nora Cortiñas recuerda a Maxi y Darío



Resumen Latinoamericano, 24 de junio 2017.-En la Masacre de Avellaneda fueron asesinados los militantes populares Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, además de las decenas de heridos con bala de plomo y más de un centenar de arrestos. Cómo fueron los hechos, el encubrimiento de los medios de comunicación y la impunidad de los responsables políticos que aún hoy siguen en libertad y sin ser juzgados.
El 26 de junio de 2002, cerca de la Estación Avellaneda, un ejército de policías con sus armas cargadas de plomo disparó contra manifestantes. Asesinaron a Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. Los responsables políticos de ordenar la masacre continúan impunes. El pedido de justicia no cesa y la causa que investiga a los autores ideológicos se reabrió.
Darío Santillán y Maximiliano Kosteki militaban en el Movimiento de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón (MTD). Aquel día, que enlutó a toda la clase obrera, Darío y Maxi junto a organizaciones piqueteras y partidos de izquierda se movilizaron al Puente Pueyrredón. Reclamaban el pago de los planes sociales; el aumento de los subsidios de desempleo; la implementación de un plan alimentario bajo gestión de los propios desocupados; insumos para escuelas y centros de salud barriales; el desprocesamiento de los luchadores sociales y el fin de la represión; y llevaban una declaración de solidaridad con los trabajadores de la fábrica recuperada Zanon de Neuquén, que se encontraba amenazada de desalojo.
Ese 26 de junio, seis meses después del 19 y 20 de diciembre del 2001, el gobierno de Duhalde se propuso impedir que los manifestantes llegaran al Puente Pueyrredón. Para esto reunió a tres fuerzas federales: Gendarmería, Prefectura y la Policía Federal, además de la Policía Bonaerense. Con todas estas fuerzas coordinadas militarizó todos los accesos a la Capital, en los que se desplegó a más de dos mil efectivos.
La jornada terminó con el asesinato Maximiliano Kosteki y Darío Santillán en la Estación Avellaneda y decenas de heridos fueron trasladados al hospital Fiorito. En las primeras horas de la masacre la versión oficial intentó imponer la idea que los manifestantes se mataron entre ellos. Pero la masacre, registrada por periodistas, derivó en una conmoción social que obligó al entonces presidente Duhalde a adelantar las elecciones generales, a pesar que el 7 de junio de 2002 en una conferencia de prensa afirmaba que de ninguna manera las adelantaría.
Antes de la masacre
El gobierno ajustador de Fernando de la Rúa, que cayó en las jornadas del 19 y 20 de diciembre, dejó cientos de miles de desocupados y fábricas cerradas. La crisis económica y social empujó a la calles a los movimientos de desocupados, y a los trabajadores a ocupar las fábricas cerradas por los patrones. Las asambleas populares se extendían.
El gobierno de Eduardo Duhalde se propuso acabar con las movilizaciones. Una semana antes de la masacre del 26, el presidente realizó varias reuniones con miembros del gabinete, de las Fuerzas Armadas y de Seguridad, de los servicios de Inteligencia del Estado, de hombres clave de la justicia y del gobernador de la provincia de Buenos Aires. En esas reuniones el gobierno de Duhalde decidió cómo “resolver” el conflicto social, en el marco de una aguda crisis económica, política y social abierta en las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001. La Masacre de Avellaneda fue un crimen planificado que buscaba derrotar y disciplinar a todos los sectores en lucha.
El 24 de junio de 2002 el jefe de Gabinete Alfredo Atanasof anunció que el gobierno nacional utilizaría “todos los mecanismos para hacer cumplir la ley” ante la movilización prevista para el 26 en el Puente Pueyrredón. El Presidente anunció a la prensa que “los intentos de aislar a la Capital no pueden pasar más, tenemos que ir poniendo orden”.
El 26 de junio
Ese día las distintas organizaciones que participaban en la actividad por el pliego de reclamos al gobierno se coordinaron para cortar cinco accesos rápidos a la Capital Federal. El MTD, que contaba con una importante presencia en la zona sur del Gran Buenos Aires, cortaría el Puente Pueyrredón.
Los operativos de las cuatros fuerzas de Seguridad del Estado impidieron que se realizaran los cortes. Dispararon balas de plomo contra los manifestantes. A Maximiliano Kosteki lo asesinaron en el hall de la Estación Avellaneda; Darío entró a la estación para socorrerlo y ahí otro Bonaerense le disparó por la espalda y cayó malherido a los pocos metros. Los dos jóvenes fueron arrastrados, sangrando, hasta afuera de la estación por los mismos policías que les habían disparado. En esta represión más de treinta personas fueron heridas de bala y cerca de doscientas fueron detenidas.
La versión oficial intentó instalar que los piqueteros, por una disputa interna, se mataron entre ellos. Versión desmentida por los trabajadores de prensa presentes: una cámara del noticiero de Canal 7 filmó el momento en que dos efectivos de la Bonaerense disparaban sobre los manifestantes, más las imágenes tomadas por un fotógrafo independiente, Sergio Kovalevsky y el fotógrafo del diario Clarín Pepe Mateos, que resultaron clave en el curso de la investigación.
Miles movilizados, Duhalde llama a elecciones
El 27 de junio miles de personas marchan del Congreso hasta Plaza de Mayo para reclamar el esclarecimiento de los crímenes y la renuncia del presidente Duhalde.
El 28 de junio Duhalde admite la posibilidad de que policías hayan asesinado a Darío Santillán y Maximiliano Kosteki al decir que “aparentemente nuevamente quienes deben custodiar el orden son los que han llevado a cabo esta atroz cacería”.
El 29 del mismo mes un testigo declara ante la Justicia “lo que vi fue un fusilamiento, al flaco lo mataron por la espalda como a un perro”.
El 30 de junio el gobernador bonaerense Felipe Solá apunta contra Fanchiotti y dice que es un “psicópata y asesino”.
El 2 de julio Duhalde anuncia el adelantamiento de las elecciones presidenciales de septiembre a marzo de 2003.
El 4 de julio una nueva movilización, de más de 30 mil personas, marcha a Plaza de Mayo para repudiar la masacre de Avellaneda y homenajear a Darío y Maxi. Días después son detenidos el comisario Fanchiotti y el cabo Alejandro Acosta por “homicidio agravado por alevosía”.
Juicios y algunas condenas
Por el crimen de Darío y Maxi en 2006 fueron condenados a prisión perpetua el ex comisario Luis Fanchiotti y el ex cabo Alejandro Acosta. Otros siete efectivos recibieron penas mínimas y al poco tiempo fueron liberados.
Desde julio del 2002 las familias de los jóvenes asesinados reclamaron que se juzgue también a los responsables políticos. Éstos son el ex presidente Eduardo Duhalde, el entonces gobernador de Buenos Aires y actual diputado nacional Felipe Solá, el ex secretario de Seguridad Interior de la Nación Juan José Álvarez, el ex jefe de la SIDE y fallecido gobernador de Río Negro Carlos Soria, el ex jefe de Gabinete Alfredo Atanasof, el ex ministro de Justicia nacional Jorge Vanossi, el ex secretario general de la Presidencia y funcionario durante los tres gobiernos kirchenerista Aníbal Fernández, el ex ministro del Interior de la Nación Jorge Matzkin, el ex ministro de Seguridad bonaerense Luis Genoud, así como el ex vicejefe de la SIDE Oscar Rodríguez.
Vanossi, Matzkin y Atanasof también instalaron la versión oficial de que los manifestantes se habían matado entre ellos. Vanossi incluso impulsó una acusación contra las organizaciones de desocupados en la Justicia federal, Mientras que Soria y Rodríguez se contactaron ese mismo día de la masacre con el comisario Fanchiotti. Soria, en los meses previos, ordenó desde la SIDE la infiltración a los movimientos piqueteros. Armaron distintas versiones, que hicieron públicas, sobre estas organizaciones. Dijeron que había grupos armados dispuestos a tirar al gobierno de turno.

La causa contra los responsables políticos estuvo a cargo del juez Ariel Lijo y el fiscal designado fue Miguel Ángel Osorio. Pero nunca se avanzó más allá de las cuestiones formales y en el año 2010, a pedido del fiscal, se archivó la causa. La lucha de los familiares y de las organizaciones sociales lograron reactivarla en el 2014. En esta causa ya declararon como testigos desde la directora del Hospital Fiorito, donde fueron derivados los heridos, hasta la histórica dirigente de Madres Línea Fundadora Nora Cortiñas.
El papá de Darío Santillán explica por qué esta causa no puede prescribir: “desde la justicia pretendieron que este caso se cierre como un hecho policial más. No fue un hecho policial, fue un ataque pergeñado por el Estado, ejecutado por la policía y amparado por la Justicia. Si el Estado es el que te mata, se trata de un crimen de lesa humanidad. Esta masacre no fue obra de un loquito, fue una represión brutal para usarlo como caso testigo, para desmovilizar”.

¿Quiénes fueron Maxi y Darío?

* Por Norita Cortiñas.
Hoy, en esta fecha tan significativa para todos los luchadores de la vida, se hace difícil no pensarlos, no recordarlos, no extrañarlos. Se hace imposible. Militantes populares, ambos, fueron mucho más que “dos víctimas de la crisis”. Fueron nuestros hijos, fueron nuestras hijas, fueron 30 mil compañeros detenidos desaparecidos, fueron gargantas poderosas. Algunos, distraídos, podrán pensar que ya no están acá, pero nosotros sabemos que sí, que nos acompañan ahora y siempre, porque ellos han sido tan importantes como lo siguen siendo, para que todos podamos alcanzar por fin una vida verdaderamente digna. Son ellos, los jóvenes que luchan día a día, quienes dan el presente cuando el Estado está ausente. Y somos nosotros, quienes debemos valorarlos, recordarlos y honrarlos, a toda hora. Porque no sólo le dieron un ejemplo a las nuevas generaciones: le dieron su vida a la militancia, defendiendo la Patria para incubar justicia social, esa misma justicia social que exigía mi hijo Gustavo junto a tantos compañeros. Y entonces no, no me pidan que les responda quiénes fueron Maxi y Darío, porque Maxi y Darío no fueron: Maxi y Darío son… Maxi y Darío somos todos nosotros.

¿Quiénes fueron Maxi y Darío? * Por Norita Cortiñas.



Hoy, en esta fecha tan significativa para todos los luchadores de la vida, se hace difícil no pensarlos, no recordarlos, no extrañarlos. Se hace imposible. Militantes populares, ambos, fueron mucho más que “dos víctimas de la crisis”. Fueron nuestros hijos, fueron nuestras hijas, fueron 30 mil compañeros detenidos desaparecidos, fueron gargantas poderosas. Algunos, distraídos, podrán pensar que ya no están acá, pero nosotros sabemos que sí, que nos acompañan ahora y siempre, porque ellos han sido tan importantes como lo siguen siendo, para que todos podamos alcanzar por fin una vida verdaderamente digna. Son ellos, los jóvenes que luchan día a día, quienes dan el presente cuando el Estado está ausente. Y somos nosotros, quienes debemos valorarlos, recordarlos y honrarlos, a toda hora. Porque no sólo le dieron un ejemplo a las nuevas generaciones: le dieron su vida a la militancia, defendiendo la Patria para incubar justicia social, esa misma justicia social que exigía mi hijo Gustavo junto a tantos compañeros. Y entonces no, no me pidan que les responda quiénes fueron Maxi y Darío, porque Maxi y Darío no fueron: Maxi y Darío son… Maxi y Darío somos todos nosotros.

sábado, 24 de junio de 2017

Jóvenes intelectuales cubanos suman rechazo a anuncio de Trump

Sábado, 24 Junio 2017 16:59

Escrito por  PL

Los jóvenes artistas y escritores cubanos, agrupados en la Asociación Hermanos Saíz (AHS), se sumaron hoy a las diferentes organizaciones que rechazan el cambio de política hacia la isla anunciada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Durante el Consejo Nacional de la AHS, los creadores declararon su apoyo al mensaje de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), en contra del discurso "manipulador" ofrecido por el mandatario republicano el pasado 16 de junio, en Miami.


Un reporte de la tedieron también su derecho a la soberanía desde la cultura.


Durante la reunión el ministro culevisión detalló que los miembros de la Asociación recordaron las palabras del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, a los intelectuales en 1961, intervención que marcó la política cultural del proceso iniciado en 1959.



Los jóvenes de la AHS defen

bano de Cultura, Abel Prieto, conoció de las inquietudes de los creadores en la promoción y reconocimiento de sus obras.


Asimismo enfatizó en la búsqueda de alternativas para financiar creaciones de calidad.

s Saíz Montes de Oca, dos jóvenes intelectuales asesinados en 1957 por la dictadura de Fulgencio Batista.


viernes, 23 de junio de 2017

PRESIDENTE TRUMP


Declaración del Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba sobre las nuevas políticas imperiales de Trump

Viernes, 23 de Junio de 2017
Alberto Mas, corresponsal de Cubainformación en Buenos Aires.- El Movimiento Argentino de solidaridad con Cuba ha reaccionado ante las nuevas medidas contra la Revolución Cubana impulsadas por el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Donald Trump, a continuación las declaraciones de la Coordinación Nacional, del Grupo Bariloche, de la Casa de Amistad de Cutral Co -Plaza Huincul y de la Unión de Residentes Cubanos en Argentina (URCA)

CUBA NO ESTA SOLA, EL MUNDO LA ACOMPAÑA
El Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba repudia la actitud asumida por los EE.UU de Norteamérica de trabar el proceso de normalización de relaciones con Cuba.
Las medidas anunciadas de endurecer el bloqueo por su presidente Donald Trump en Miami, rodeado de terroristas, ex miembros de la brigada entrenada por la CIA que fueran derrotados en Playa Girón y lo peor de la política estadounidense, Marco Rubio y Mario Diaz Balart, expresan con claridad el objetivo imperial de reducir a la Revolución Cubana y a su pueblo por el hambre y el aislamiento, política que está destinada al fracaso rotundo, como afirma el documento de respuesta elaborado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.
Rechazamos esta nueva actitud injerencista y agresiva hacia Cuba, que retrotrae a la época de la “guerra fría” la política de los EE.UU hacia Cuba y hacia Nuestra América.
Al expresar Trump que “lo mejor para EE.UU es tener libertad en nuestro hemisferio, sea en Cuba o en Venezuela, y asegurar un futuro en el que los pueblos de cada país puedan regirse por sí mismos” nos muestras cuales son los planes recolonizadores que se impulsan para apropiarse de América Latina y el Caribe.
Le recordamos a Trump que no somos ni seremos el patio trasero de los EE.UU., que la CELAC declaró al continente como “zona de paz” y que sus acciones ponen en peligro la paz mundial.
Apoyamos decididamente al Pueblo Cubano, su Revolución, su Dirección Política y a su Gobierno en la lucha que sostienen para construir una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible, no están solos, el mundo los acompaña, incluso la mayoría de la población estadounidense aprueba la eliminación del bloqueo y el cierre y devolución de la base de Guantánamo.
• Por el Levantamiento del bloqueo genocida contra Cuba
• Por la devolución del territorio de Guantánamo
• Por la libre determinación de los pueblos
• Por la finalización de los planes injerencistas norteamericanos en Cuba, Venezuela y contra todo gobierno progresista.
NUESTRA FORTALEZA ES LA UNIDAD
Coordinadora Nacional Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba
-..-..-..-..-..-..-..-..-..-..-..-
Declaración del Grupo Bariloche de Solidaridad con Cuba integrante de la Regional de Solidaridad con Cuba de la Patagonia “Camilo Cienfuegos”
Ante la reciente firma por parte del presidente de los Estados Unidos Donald Trump de un memorando que suprime de forma unilateral la mayoría de los avances realizados durante el mandato de Obama, y la derogación de la directiva presidencial emitida por el gobierno anterior para la normalización de las relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y Cuba, queremos expresar que una vez más el gobierno yanqui demuestra su odio hacia un pueblo digno que a parir del 1º de enero de 1959 decidió ser libre, soberano, independiente y socialista a solo 90 millas de la península de Florida, que contando con un valiente ejército de milicianos en sólo 72 horas derrotó la incursión militar por parte de los Estados Unidos en Playa Girón en el año 1961. Que basado en la fuerza de la cohesión y la unidad supo resistir y luchar para garantizarle a su pueblo el derecho a la salud, la educación, la seguridad social, los derechos de los niños, y el derecho a la alimentación, la paz y al desarrollo. Que en función a su política solidaria e internacionalista mediante brigadas médicas, la “misión milagro” y el plan de alfabetización “yo sí puedo” ha mejorado la calidad de vida defendiendo los derechos humanos a muchos pueblos del orbe. Eso es el Socialismo.
Por tal razón queremos expresar nuestra solidaridad con el pueblo y el gobierno de Cuba, con la firme convicción que sabrán continuar con la lucha emprendida hace ya más de sesenta años, hasta que el gobierno de los Estados Unidos levante definitivamente el bloqueo impuesto, que devuelva territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo en Cuba, y cese con las políticas injerencistas y hostiles hacia la isla.
Grupo Bariloche de Solidaridad con Cuba, integrante de la Regional de Solidaridad con Cuba de la Patagonia “Camilo Cienfuegos”, 20 de junio de 2017.
-..-..-..-..-..-..-..-..-..-..-..-
Comunicado de prensa
Desde la casa de la amistad y solidaridad con Cuba de Cutral-Co y Plaza Huincul queremos expresar nuestro más enérgico repudio a la medida adoptada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien el Viernes próximos pasado anuncio la cancelación del acuerdo de restablecimiento de las relaciones de EEUU con Cuba y el recrudecimiento del bloqueo que ejerce el imperio sobre esta nación violando de esta manera el derecho internacional y haciendo oído sordo a la opinión de casi todos los países del mundo y gran parte de su propio pueblo que había apoyado la reapertura diplomática entre los dos países y el levantamiento del bloqueo genocida .
Nos queda claro que no es la hermana nación cubana quien se niega a restablecer dichas relaciones, sino el imperio porque sabe que cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político cubano está destinada al fracaso.
¡No al bloqueo!
¡ viva la revolución del pueblo cubano!
Casa de la amistad y solidaridad con Cuba de Cutral-Co y Plaza Huincul
-..-..-..-..-..-..-..-..-..-..-..-..-
PROCLAMA DE URCA
La Unión de Residente Cubanos en Argentina, apoya enérgicamente el Comunicado emitido por la Cancillería cubana ante las provocaciones e irrespetuosas declaraciones del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, asesorado por un grupúsculo de indeseados vende patria, terroristas y resentidos oportunistas que jamás dejaron de ejercer su odio para con nuestra querida Patria.
Ofensivo ha sido el Presidente Trump para con los cubanos residentes en la Isla y todos los que desde otras latitudes amamos y defendemos la tierra que nos diera identidad. Habla entre muchos aspectos neurálgicos de Derechos Humanos cuando EU es el país que viola todos los derechos en cualquier rincón del mundo.
El cambio de política hacia Cuba, implica un retroceso y nos hace volver a la etapa de “la guerra fría”, lleva al congelamiento varios aspectos de las relaciones bilaterales que hasta el momento se habían logrado, aun cuando mantenga en pie ciertos avances alcanzados desde el 17 de diciembre del 2014 con la administración de Barack Obama.
Tal parece, que mal asesorado, desconoce Trump, que en Cuba existe una Constitución que es firmemente apoyada y respetada por todos sus ciudadanos. Los considerando entre gobiernos se logra desde el diálogo claro, serio y respetuoso, sin intermediarios chantajistas y oportunistas.
Por supuesto que hablamos un lenguaje diferente porque para salir adelante el pueblo cubano por entero, se convirtió en ejército para preservar sus conquistas.
Estamos convencidos que nada ni nadie, cambiarán el destino de Cuba en su altruista concepción de lograr una sociedad cada vez mejor, digna y solidaria, porque está en su esencia.
Seguiremos ayudando a consolidar una Revolución que ha sabido florecer en terrenos agrestes, tal como lo prometimos a nuestro invicto Comandante Fidel Castro
Total apoyo y respaldo a las palabras de nuestro Canciller
¡¡VIVA CUBA!!

Unión de Residentes Cubanos En Argentina (URCA)