viernes, 18 de noviembre de 2016

OTAN, sí o no: esa es la cuestión, Sr. Trump

BY  · 18 NOVIEMBRE, 2016

Annie Machon, una exagente de inteligencia del MI5 —el servicio de inteligencia británico—, ha explicado los retos que afronta la OTAN tras la victoria de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos y las promesas que realizó al respecto durante su campaña electoral.

Como Estados Unidos aporta el 70 % del presupuesto de la alianza atlántica, el magnate considera que “no es un regalo” y avisa que los estados “no podrán esperar una protección automática” en el caso de que se produzca “un ataque”, unas palabras que muestran su deseo de que los demás países miembros “hagan una contribución mayor”.
Machon valora que la posible política aislacionista de Trump puede que no sea “tan loca, mala y peligrosa” como la prensa occidental “nos ha hecho creer” y recuerda que se han visto “cosas más extrañas”, como que el todavía presidente de EE.UU., Barack Obama, “ganara el Premio Nobel de la Paz ocho meses después de ser elegido” en el cargo.

La política de defensa de la UE

Ante esta coyuntura, el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, propone crear un Ejército europeo porque estima que podría ayudar a “mejorar la integración” continental y a proyectar una imagen “de unidad en el exterior”.
Frente al obstáculo que se presenta con el posible ‘Brexit’ y cómo encajaría el Reino Unido si abandona la Unión Europea, Annie Machon estima que Juncker ve su posible Ejército como “una oportunidad” para negociar con los británicos en el caso de que se aplique el artículo 50 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE).
En cualquier caso, esas Fuerzas Armadas del viejo continente “necesitarían colaborar con el Reino Unido”, tanto en efectivos como para tener un trato cercano “con las demás agencias de inteligencia”. En este supuesto escenario, si norteamericanos y británicos ahondan en su “relación especial”, la Unión Europea podría quedar “aislada y a la intemperie”.

Relaciones entre Occidente y Rusia

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, estima que “el deterioro” de la seguridad europea se ha producido por culpa de una Rusia más “autoritaria” y “la agitación” en el norte de África.
Por su parte, Annie Machon se pregunta si realmente los rusos suponen “una amenaza militar” o solo se trata de “palabrería diplomática” porque Stoltenberg obvia que, a principios de los años 90, la OTAN prometió no expandirse y, desde entonces, ha admitido a más de 12 países, ha llegado “hasta la frontera rusa” y ha instalado un sistema de misiles de ‘defensa’ en la cada vez más “agresiva y nacionalista” Polonia.
Machon destaca la relación entre la negativa del expresidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, a entrar en la OTAN en 2010 y el golpe de Estado que sufrió el país en 2014, en el que EE.UU. gastó 5.000 millones de dólares para “subvertir” su Gobierno. Asimismo, la analista recuerda los “movimientos agresivos” de algunos miembros de la OTAN, que supusieron el derribo de aviones rusos.
Respecto a los supuestos “éxitos” de la Alianza para lograr “la paz y la prosperidad” que comenta Stoltenberg, Machon menciona que la única vez en que aplicó su artículo 5, según el cual el ataque a un Estado miembro implica la respuesta de los demás, fue tras el 11-S y eso arrastró a varios países a una “guerra ilegal”.

El “secreto” sobre la gira europea de Obama

El “showman” de la Casa Blanca hace una visita a una serie de países de la UE, haciendo campaña para el fortalecimiento de la OTAN.
La agonía de los liberales
El primer país donde Barack Obama comenzó la propaganda de la OTAN, fue Grecia. La visita del presidente de Estados Unidos estuvo acompañada de protestas masivas de la población.
Es irónico que Obama hable sobre la protección de la OTAN en los países que han sido durante mucho tiempo miembros de la alianza. Es un indicador de la decepción existente en el trabajo práctico del bloque político y militar, así como del creciente descontento sobre el crecimiento de los gastos relacionados con la campaña anti-rusa definida como “Determinación atlántica” y las medidas para controlar los flujos migratorios.
Además, Obama está tratando de convencer a los europeos de que su sucesor, Donald Trump, no tomará medidas radicales relacionadas con la presencia de tropas estadounidenses en Europa y con la reducción de los costos dentro de la OTAN. Pero quizás Donald Trump haga precisamente eso para cumplir con las promesas de campaña en el marco de su estrategia aislacionista y de restablecimiento de las relaciones normales con Rusia.

La siguente vista: Alemania

En Alemania, el 17 de noviembre se llevará a cabo la conferencia internacional sobre el problema del DAESH. Se contará con la presencia de la canciller alemana Angela Merkel y de Barack Obama. Se espera que el presidente estadounidense utilice de nuevo la retórica liberal y haga promesas poco realistas, esta vez en relación con Alemania.
Por el momento, en varias ciudades de Alemania está desplegado el principal contingente militar de Estados Unidos en Europa. Sin embargo, la mayoría de los ciudadanos de este país entiende que es la política liberal la causante de la crisis actual, por lo que la popularidad de Merkel ha caído significativamente. Las elecciones parlamentarias que se celebrarán en Alemania en 2017, demostrarán claramente la victoria de los euroescépticos y el fracaso de los partidos liberales.
Tomado de: El Espiadigital

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada