domingo, 20 de noviembre de 2016

Urge excarcelar al preso boricua Oscar López

domingo, 13 de noviembre de 2016


Los líderes sabíos se guían por la justicia, y un acto justo es precisamente lo que el presidente Barack Obama debe hacer concediendo la libertad al preso federal Oscar López Rivera, cuyo encarcelamiento prolongado desafía el respeto a los derechos humanos.

Lo que pedimos al mandatario estadounidense es un acto humanitario que es respaldado por el pueblo puertorriqueño y por figuras de renombre locales e internacionales. Se trata un mensaje de paz que Puerto Rico y la comunidad internacional esperan del presidente galardonado con el Premio Nobel.
Obama tiene poco más de dos meses para hacerle justicia al prisionero político puertorriqueño López Rivera poniéndolo por fin en libertad tras su excesiva reclusión de 35 años.
Ante la proximidad de que Obama deje la Casa Blanca para dar paso a su sucesor, Donald Trump, la campaña en pro de la excarcelación de López Rivera está cobrando nuevo auge.
Hemos sostenido reiteradamente que es tiempo de que López Rivera vuelva a casa pues se trata del prisionero político que más años ha cumplido a pesar de no habérsele imputado nunca un delito de sangre.
Obama propulsó, y eventualmente celebró con regocijo, la liberación del líder sudafricano Nelson Mandela, ahora fallecido, quien pasó 27 años preso en su país, convicto por delitos relacionados a su lucha en contra del apartheid.
En el caso del preso puertorriqueño, sin embargo, el presidente estadounidense no ha respondido a los multitudinarios llamados, que han tenido eco internacional, para que ejerza su autoridad y le otorgue clemencia ejecutiva.
El presidente Bill Clinton le ofreció clemencia en 1999, pero López Rivera la rechazó porque quedarían presos dos compañeros que luego también fueron puestos en libertad.
En 2011, López Rivera finalmente solicitó la clemencia ejecutiva, pero Obama no ha dado paso al pedido.
Con la cercanía del 20 de enero, cuando Obama deberá abandonar la presidencia para pasarle el batón a Trump, la campaña por la libertad de López Rivera cobra urgencia.
Tras una manifestación multitudinaria efectuada en octubre en Washington, encabezada por dirigentes de la diáspora boricua en Estados Unidos, ahora se da a conocer una carta que el cantante puertorriqueño Ricky Martin envió en agosto pasado a Obama reclamándole que pusiera en libertad a López Rivera.
Como señala Martin en su misiva, se trata de “un asunto de justicia social, humanidad y compasión. Es inconcebible que un mundo que rechaza el encarcelamiento político y que hace décadas se unió para lograr la extensa y fuerte lucha de la segregación y la libertad de Nelson Mandela (1918-2013) sea el mismo mundo que después de 35 años, aún mantiene prisionero a Oscar López”.
Martin y el cantante, escritor y director en Broadway de origen puertorriqueño, Lin Manuel Miranda, quien también ha pedido personalmente a Obama que ponga en libertad al prisionero puertorriqueño, son adeptos del presidente demócrata.
El congresista boricua por Illinois, Luis Gutiérrez, aliado político de Obama y uno de los más persistentes propulsores de la excarcelación de su compatriota, igualmente ha urgido a Obama a tomar acción en favor de López Rivera.
López Rivera fue arrestado el 29 de mayo de 1981, imputado de conspiración sediciosa contra el gobierno de Estados Unidos. Se le sentenció a 55 años de cárcel, pero en 1988 se le agregaron otros 15 años por un supuesto intento de fuga. Nunca se le ha vinculado a los atentados de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) que causaron muertes.
Si el presidente Obama no le otorga la libertad, el panorama para la liberación de López Rivera será bien difícil durante la presidencia del republicano ultraconservador Trump.
Este es, pues, el momento de escribirle a Obama a través de las redes sociales, bien sea a su dirección de Twitter @barackobama, o a la dirección de Facebook de la Casa Blanca: https://www.facebook/com/WhiteHouse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada