miércoles, 21 de diciembre de 2016

El gatillo fácil, otra vez Por Tomás Eliaschev

¦
Un joven fue ejecutado de un tiro en la frente por un policía federal de civil. Tenía las manos en la cabeza y estaba desarmado. Intervino la Gendarmería. 
La violencia policial no para de crecer. A plena luz del día se produjo un brutal caso de gatillo fácil. Fue este miércoles 21 pasadas las 16.30, en el barrio porteño de San Cristóbal, en la avenida Jujuy, esquina Humberto Primo. El responsable es un integrante de la Dirección Destacamento, ex Tránsito, de la Policía Federal. 

El grave hecho de violencia policial fue denunciado a través de las redes sociales por militantes del Frente Popular Darío Santillán que se encontraban casualmente en la zona. “Denunciamos y repudiamos a la policía asesina, basta de matar a los pibes, basta de gatillo fácil”, reclamaron desde la organización.

 “Un chico venía corriendo, lo estaba persiguiendo un policía. El pibe se intentó ir en un camión, pero el camión no arrancaba. El policía, vestido de civil le dijo ‘bajate’. Así como se bajó, con las manos en alto, el policía le pegó un tiro en la frente. Así nomás lo mató”, declaró una kiosquera que presenció los hechos. “Llegó un patrullero y se llevaron al policía. Llamé a la ambulancia tardó media hora en venir. El pibe aparentaba ser mayor, pero era un pibe”, agregó. La avenida Jujuy se encontraba cortada entre Carlos Calvo y Humberto Primo.

Según los testigos, el atacante fue trasladado sin esposas. La víctima, estaba desarmada y no ofreció ninguna resistencia cuando le dieron la voz de alto. Llamativamente, pese a que se vio un solo disparo, detrás del precinto se podía ver una pistola en el piso y más de una bala marcada con tiza.

Al lugar de los hechos concurrieron integrantes de organizaciones de derechos humanos como la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS). También se hicieron presentes integrantes de la Procuraduría contra la Violencia Policial (PROCUVIN).

Desde la Policía Federal señalaron que se trató de “un enfrentamiento”, la típica coartada que suelen utilizar cuando se produce un caso de estas características. La causa quedó a cargo del Juzgado de Instrucción número 4. Pasadas las 20 se hizo presente peritos de la Gendarmería Nacional. 

La costumbre policial de disparar primero y preguntar después sigue en franco crecimiento. Según reveló la CORREPI, desde que asumió el gobierno de Cambiemos se produjeron 259 casos de gatillo fácil. Con este nueva muerte, ya son 260. Una muerte cada 25 horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada