lunes, 20 de febrero de 2017

Carta de mujeres argentinas a Silvio Rodríguez

18 febrero 2017
“Necesitamos que el Mundo sepa que en la Argentina nuevamente hay Presos Políticos”, le dicen mujeres argentinas a Silvio en esta carta. Foto: Proletario.cl

Querido Silvio:
“Ojalá” pudiéramos expresarte lo que significa para nosotras escribirte esta carta. Somos un grupo de “Mujeres” de Buenos Aires, Argentina, que nos reunimos a partir del 10 de diciembre del 2015 en las Plazas del Pueblo buscando una respuesta al desembarco del cruel neoliberalismo, otra vez, en nuestra querida Patria.
Vinieron meses muy duros, y el hambre y la desocupación fueron el pan cotidiano con el que nos desayunábamos cada mañana. Las fábricas dejaron de producir, los Planes y Programas de gobierno pensados para la población más vulnerable empezaron a desaparecer y el aumento del costo de vida y la inflación, nuevamente el flagelo por demás conocido por nuestro Pueblo.
“El necio” discurso macrista nos impone las pautas: Ya no más desarrollo económico, sino equilibrio fiscal. Ya no más distribución de renta, sino concentración en manos de los más competentes. Ya no más derecho, sino concurrencia en el mercado. Nunca más Estado, sino empresas.
Pero estas “Mujeres” estudiantes, obreras, trabajadoras del arte y profesionales de distintas disciplinas entendimos que unidas y en Lucha, nuestro corazón volvía a palpitar desde la esperanza. Y nos dijimos: “vamos a andar”. “La era está pariendo un corazón” fue nuestro himno, y así empezamos a construir un espacio de reflexión, de formación y de acción como forma de resistencia y de ofensiva ante semejante ataque.
Gracias al liderazgo de dirigentes como Hugo Chávez, Lula, Néstor y Cristina Kirchner, Pepe Mujica, Evo Morales, Rafael Correa nuestra querida América Latina reinició los procesos de integración regional, trabajando para revertir las fuertes tendencias a la desigualdad social y al aumento de la pobreza y la miseria en el mundo. Y “eternamente” nuestro faro siempre se mantuvo iluminado por esa isla pequeña, que con su dignidad y su enorme entereza, nos recuerdan que todo es posible, que Fidel y el Che vivirán….”por quien merece amor”.
E inspiradas en tu prolífera creación nos surgió la pregunta inevitable: “y qué hago ahora”.
Y la respuesta fue Trabajar arduamente para difundir nuestra batalla cultural, no sólo entre aquellos que como nosotras, están enamorados del Proyecto Nacional y Popular sino también abriéndonos  a los que tengan ganas de escuchar y puedan aportar otra mirada y así poder debatir y crear un canal de intercambio y un crecimiento mutuo. Así nació nuestro ciclo de charlas, y después vino el trabajo social en la Isla Maciel de la mano del Padre Paco y de los Curas en la Opción por los Pobres.
Un día Cristina Kirchner nos quiso conocer, y ahí pudimos sellar nuestro nombre de “Yegüitas K”, en honor a nuestra ex presidenta, denominada “Yegua” por la gran mayoría de los medios de comunicación hegemónicos y cipayos.
Y porque tenemos una gran preocupación por la falta y el ocultamiento de información, que solo cumple con una función de adoctrinamiento para lograr la aceptación absoluta por parte de su público y así llevar a cabo medidas que satisface sólo los intereses de grandes grupos económicos, es que decidimos escribir cartas a distintas personalidades del Mundo, que nos inspiran desde el respeto y la admiración. Es por eso que te estamos escribiendo estimadísimo Silvio.
Necesitamos que el Mundo sepa que en la Argentina nuevamente hay Presos Políticos. “El tiempo pasa” y Milagro Sala, dirigente social del Norte Argentino se encuentra presa desde hace 392 días. Esto no puede seguir pasando.
Escribirte a vos Silvio, es sentir que nuestras fronteras se derriban, que el sueño de una Patria Grande sigue de pie y que vos, el Gran Artista y referente de varias generaciones nos guíes, con tu Arte, “Hacia el porvenir”.
“Hasta la Victoria Siempre”, Compañero.
YEGÜITAS  K
Buenos Aires, Argentina.
(Tomado de Segunda Cita)
CUBADEBATE Carta de mujeres argentinas a Silvio Rodríguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada